Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Afganistán: éxito electoral, fracaso Talibán Destacado

Afganistán: éxito electoral, fracaso Talibán

Hace un año, nadie pero nadie, daba cinco centavos por las elecciones presidenciales en Afganistán. No se iban a llevar a cabo. Los Talibán las impedirían. El gobierno no sería capaz de organizarlas.

 

Pues no, los pronósticos pesimistas fracasaron. La elite afgana y la comunidad internacional se equivocaron. La presidencial se hizo. Se hizo en el tiempo establecido por la Constitución. Y no fue una vuelta, sino dos. Pese a toda la amenaza Talibán.

Los alquimistas de la política, como siempre, preferían un “candidato de consenso”. Alguien que juntara a todas las voluntades para evitar el fracaso de la elección. En realidad, se trataba de otra cosa. De imponer un candidato y de que ese candidato lo impusiera Estados Unidos.

Pero no fue así. Estados Unidos se mantuvo prescindente y el presidente Karzai debió, a contragusto, convocar a comicios.

Si bien, de momento, se trata de datos preliminares, la participación fue muy alta para un país en guerra civil. Al parecer, votó algo más del 60 por ciento del padrón en una elección no obligatoria. La gente hizo propia a la democracia. Natural en muchos países, no en Afganistán

Y pese a que hubo tiros. Básicamente con los Talibán. Pero no se llevaron la mejor parte. Algo más de cien muertos registró la campaña electoral, pero 60 de ellos fueron Talibán.

Pero ni aun así declinó el entusiasmo. Porque los votantes comenzaron a tomar conciencia de que son ellos quienes deciden quien gobierna. Cuando eligieron a Hamid Karzai hace ocho y hace cuatro años, votaron a un jefe que ya gobernaba colocado en el puesto por las tropas extranjeras que echaron a los Talibán. Ahora, los candidatos son otros, no son jefes, aun si son relevantes.

La segunda vuela enfrenta al ex ministro de Relaciones Exteriores, Abdullah Abdullah, que en la primera vuelta logró el 45 por ciento de los votos, frente al economista, también ex ministro, Ashraf Ghani que, en la primera vuelta, alcanzó el 31,6 por ciento. Una única sombra puede empañar la segunda vuelta: la eventualidad de un fraude.

Quién gane, y probablemente, será Abdullah deberá definir cuál será la política a seguir frente a los Taliban y sobre todo cuál será su decisión sobre las tropas extranjeras que operan en territorio afgano.

Es que a finales del corriente año vence la misión de combate de la OTAN, aunque la organización aspira a mantener una presencia para continuar en la formación de tropas afganas. Dicha presencia sería, fundamentalmente, alemana e italiana. Por otra parte, Australia pretende mantener un contingente de tropas especiales.

Estados Unidos, en cambio, tiene presencia militar asegurada hasta finales del año próximo, pero aspira a mantener tropas hasta el 2016, también con misión de formación pero, sobre todo, de combate, no con los Talibán – que pasa a ser un objetivo puramente afgano – sino con Al Qaeda.

La presencia norteamericana depende de la firma de un tratado ya acordado con el gobierno afgano. Pero, el actual presidente Harzai se negó a firmarlo y dejó la decisión a su eventual sucesor. Los dos candidatos que llegaron a la segunda vuelta declararon que lo firmarán si son electos.

Hoy, los militares extranjeros en Afganistán son 32.800 estadounidenses y 17.700 aliados. Las tropas afganas, por su parte, totalizan ya 340.600 soldados. 

Modificado por última vez enLunes, 01 Diciembre 2014 22:33

Información adicional

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.