Logo
Imprimir esta página

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala Destacado

Basurero de Cocula Basurero de Cocula

La Procuraduría General de la República precipitó conclusiones sobre informe “provisional”. Así lo hizo saber la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a través de un comunicado del GIEI. La CIDH analiza como seguir.

Hasta el momento, de los 43 estudiantes desaparecidos el 26 de septiembre de 2014, sólo 2 fueron identificados a través del análisis realizado por el Laboratorio Central de ADN, del Insituto de Medicina Legal de la Universidad de Innsbruck, Austria. Aún se encuentran en proceso de identificación los restos de al menos 17 cuerpos.

Sin embargo, el viernes pasado en una conferencia de prensa controvertida, la Procuraduría General de la República (PGR) de México junto a un grupo de especialistas denominado Grupo Colegiado de Expertos en Materia de Fuego, confirmaron la cremación de, al menos, 17 de los estudiantes desparecidos en el basurero de la localidad de Cocula, estado de Guerrero.

En conferencia de prensa, la PGR, representada por subprocurador de Derechos Humanos, Eber Betanzos y Ricardo Damián Torres, experto en fuego aseguraron que: “hay evidencias para afirmar que sí existió un evento de fuego controlado de grandes dimensiones en Cocula”, aunque no pudieron asegurar cuándo y cómo se realizó tal incendio.

Tal afirmación es la que causó la inmediata reacción del Grupo Interdisciplinario de Expertos independientes (GIEI), creado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para brindar asistencia técnica internacional en la investigación de la desaparición forzada de los 43, por el incumplimiento del acuerdo de confidencialidad y consenso previo de la totalidad de las partes involucradas en la investigación.

En tal sentido, el GIEI denunció a través de un comunicado que el mensaje de la PGR: “hizo alusión a partes del contenido de un informe provisional que ni siquiera han sido analizadas por el GIEI y, más grave aún, señalando públicamente cosas que no fueron las explicadas al GIEI durante la reunión, ni son de consenso de los expertos de fuego”.

En febrero de 2015 el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) dijo haber encontrado restos de 19 personas en el basurero de Cocula.

Sin embargo, de acuerdo a las pruebas realizadas por el EAAF, los restos óseos localizados no coincidían con los de los jóvenes desaparecidos pues eran de personas en un rango de edad entre los 21 y 38 años.


En sus conclusiones los antropólogos argentinos también estimaron que no existen elementos sustanciales para asegurar que hubiera existido un incendio de gran magnitud en dicho entorno.

Asimismo, el grupo de expertos de la CIDH, que concluirá su colaboración en las investigaciones este mes, ha denunciado serias fallas en la investigación como: declaraciones hechas bajo tortura, dilación en los procesos y falta de pruebas que podrían ayudar para esclarecer lo sucedido a los jóvenes.

A dos años de la desaparición, no existen datos ciertos acerca del destino de los estudiantes de Ayotzinapa. Por eso, llama la atención la actitud de la PGR en precipitar dicha conclusión y, con ella, romper el acuerdo establecido para la investigación conjunta con la CIDH.

Nuevamente todo, salvo su desaparición y asesinato, parece parte de una trama inescrupulosa destinada únicamente a distraer la atención sobre la inocultable responsabilidad política –es decir la intervención de la política y viceversa- en el crimen organizado en México.

México sigue siendo un estado infiltrado en todos sus niveles por el narcotráfico. Y sus consecuencias son inocultables. En menos de una década la violencia se cobró más de 80 mil vidas y dejó un saldo de 22 mil desparecidos.

Modificado por última vez enDomingo, 03 Abril 2016 18:46

Información adicional

Artículos relacionados (por etiqueta)

Diseño por © Sudweb Multimedia. Todos los derechos reservados