Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Costa de Marfil: los procesos penales tras la guerra civil Destacado

Presidente Alassane Ouattara Presidente Alassane Ouattara

La Corte Penal Internacional solicitó al gobierno de Costa de Marfil la extradición de la esposa del ex presidente Laurent Gbagbo, Simone Gbagbo, acusada por crímenes contra la humanidad.


De momento las autoridades judiciales marfileñas se niegan a conceder la extradición en virtud de su intención de juzgar a la ex primera dama en el país, bajo el cargo de atentado contra la seguridad del Estado
Con los cargos contra Simone Gbagbo por parte de la Corte Penal Internacional, se cierra el círculo sobre los principales responsables de la guerra civil marfileña que solo duró un semestre –entre noviembre de 2010 y mayo de 2011- pero que causó más de tres mil muertes.
En La Haya, Países Bajos, esperan sus juicios el ex presidente Laurent Gbagbo y el jefe de los Jóvenes Patriotas, organización juvenil político paramilitar, Charles Blé Goudé, muy próximo a los Gbagbo.
Todo ocurrió cuando el presidente Laurent Gbagbo se negó a reconocer el triunfo electoral de su adversario, el actual presidente Alassane Ouattara, proclamado fuera de término por el presidente de la Comisión Electoral Independiente en Hotel de Golf, el cuartel general del candidato Ouattara en la ex capital del país y ciudad más importante, Abidjan.
Con la excusa de esa cuestión de procedimiento, el Consejo Constitucional, nombrado por Gbagbo, anula la elección en siete distritos del norte del país –en su conjunto, 13 por ciento de los votantes- y da vuelta el resultado que así resultó favorable a la reelección del presidente en ejercicio.
Pero, casi la totalidad de la comunidad internacional reconoció el triunfo de Ouattara.
Ambos contendientes prestaron juramento –uno personalmente y el otro por correo- ante el Consejo Constitucional, el mismo día 4 de diciembre del 2010.
Tras reiterados intentos de mediación por parte de la Unidad Africana, la violencia tomó cuerpo en enero del 2011 en la propia Abidjan.
Desde entonces, las fuerzas leales a Ouattara avanzaron y ocuparon diversas ciudades hasta allí en manos del sector de las Fuerzas Armadas que respondía a Gbagbo.
En la noche del 30 al 31 de marzo de 2011, comenzó la batalla por Abidjan. El 11 de abril, las tropas de Ouattara conquistaron la ciudad y el propio Gbagbo fue tomado prisionero en su propia casa.
Dos días después de su triunfo, Ouattara anunció la creación de una Comisión para el Diálogo, la Verdad y la Reconciliación, que acaba de elevar sus recomendaciones al presidente, a fin de investigar y determinar cursos de acción en materia de reconocimiento a la víctimas de la guerra civil.
Ouattara señaló, además, en esa oportunidad, que tomó contacto con el procurador de la Corte Penal Internacional, por aquel entonces Luis Moreno Ocampo, para solicitar la investigación de las masacres ocurridas durante la crisis en Costa de Marfil.
El 30 de noviembre de 2011, Gbagbo fue acusado ante la Corte Penal Internacional por cuatro cargos de crímenes contra la humanidad y transferido al Centro de Detención del tribunal en La Haya, Países Bajos.
De su lado, Blé Goudé, alias "el general de la calle" debido a su capacidad de movilizar partidarios, también fue hallado "prima facie" responsable de crímenes contra la humanidad en las figuras de muerte, violación, persecución y actos inhumanos.
En su momento, tras la independencia en 1960, Costa de Marfil fue presentada como un modelo de desarrollo capitalista exitoso en África.
Gobernada por el pro-occidental Felix Houphouet-Boigny durante las primeras tres décadas de su vida independiente, Costa de Marfil mostró envidiables signos de crecimiento económico y armonía social casi únicos por aquel entonces, en medio de un continente que ensayaba fracasados experimentos de "socialismo científico" y demás copias de la Unión Soviética.
Un general puso término a la armonía cuando destituyó al sucesor de Hophouet-Boigny, Henry Konan Bédié. Cierto es que este último introdujo una semilla de odio y querellas cuando inventó la "marfileñidad", un mecanismo xenófobo para descalificar a las poblaciones norteñas, musulmanas y emparentadas con sus vecinos de la región saheliana.
El invento de Konan Bédié consiste en intentar considerar a Costa de Marfil como una nación en el sentido étnico del término. La realidad determina que la población es un conjunto de diversas etnias que conviven en un territorio cuyas fronteras fueron trazadas arbitrariamente por la colonización europea. Todas con igual derecho a la ciudadanía marfileña.
Lo de Konan Bédié, continuado por el general Robert Güei y recogido por Laurent Gbagbo fue un elemento utilizado para proscribir o desacreditar al actual presidente Alassane Ouattara, 72 años, norteño y musulmán.
Se generó así una separación del país entre norteños y sureños que fue el telón de fondo de los acontecimientos que mantuvieron al país dividido hasta el año 2007. Al norte, los militares rebeldes encabezados por Guillaume Soro, actual presidente de la Asamblea Nacional, al sur el gobierno de Gbagbo.
Actualmente, Konan Bédié pactó su apoyo a Ouattara –antes su enemigo- para apoyarlo con vistas a su reelección en el 2015.
Mientras el ex partido oficialista, el Frente Popular Marfileño, se debate entre la lucha interna que opone al encarcelado Laurent Gbagbo quien pretende conducir la agrupación con el actual titular Pascal Affi N'Guessan. Atrás de la disputa subyace la lucha por la candidatura presidencial.
Obviamente, Gbagbó intenta así dar una respuesta política al proceso en La Haya que lo tiene como acusado.
La economía de Costa de Marfil, si bien mucho más diversificada que la de sus vecinos, continúa pendiente del sector primario. Agricultura de plantación, el café y, sobre todo, el cacao, primer productor mundial, constituyen las principales exportaciones.
A la fecha, con el economista Ouattara como presidente, la producción recobró el dinamismo perdido con una tasa de crecimiento que alcanzó al 8,6 por ciento en 2012.
Costa de Marfil produce más madera que Brasil, cuestión que ya encendió las alarmas medio ambientales debido a un ritmo de deforestación galopante.
Casi un cuarto del Producto Bruto Interno surge de la industria, un guarismo muy por encima de la media del África. Con todo el Ingreso per Cápita aún permanece bajo con 1090 dólares por año por habitante.
La población de Costa de Marfil es de 22 millones de habitantes repartidos en 320 mil kilómetros cuadrados de territorio. Islam y cristianismo son las religiones con mayor número de adherentes.
El francés es el idioma oficial y unificador pero la población habla corrientemente distintas lenguas nativas. Desde lo étnico, el principal grupo es el de los Akran (42 por ciento); seguidos por los Senufos (17%); los Malinkés (16%); los Krus (11%) y los Mandé (10%).
La capital del país es la ciudad de Yamoussoukro, fundada por Houphouet-Boigny pero la ciudad principal es Abidjan. La esperanza de vida es de 55 años para los hombres y 58 para las mujeres. La desocupación es solo del 5,3 por ciento, pero el propio gobierno reconoce que sumados el empleo informal y el subempleo, el registro es del 25 por ciento.

Modificado por última vez enMiércoles, 24 Diciembre 2014 14:13

Información adicional

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.