Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Francia: operaciones militares en Siria y esperada mejoría económica Destacado

Cazabombardero Rafale utilizado por Francia para ataques aéreos en Irak y Siria. Cazabombardero Rafale utilizado por Francia para ataques aéreos en Irak y Siria.

¿Sale Francia del estancamiento económico? Todo parece indicar que sí. Después de ocho años de una morosidad, las previsiones indican que el Producto Bruto (PBI) crecerá en 1,5 por ciento, en el 2016.


Es, al menos, cuanto considera, no sin cierta cuota de optimismo, el propio gobierno francés y va más allá: señala al 2017 como el año en que el déficit fiscal se ubicará por debajo del 3 por ciento del PBI, el límite exigido por la Unión Europea (UE), de acuerdo con el Pacto de Estabilidad.
Michel Sapin, ministro de Finanzas francés, asegura que el 2015 se convirtió en el año de la recuperación efectiva, con un crecimiento final que rondará en el punto. No es mucho, si se considera que la media europea para el 2015 será del 1,5 por ciento.
Sin embargo, es considerable si se lo compara con los últimos tres ejercicios cuando la economía solo creció un raquítico 0,3 por ciento.
En materia de déficit fiscal, Francia llegó a mostrar en el 2009 un enorme 7 por ciento. Para el 2016, el gobierno francés augura un déficit del 3,3 por ciento y para el 2017 de solo el 2,7 por ciento.
Para alcanzar estos relativos éxitos –aún hipotéticos- el gobierno francés basó su estrategia en dos elementos: por un lado, el ortodoxo freno al desbocado gasto público; por el otro, las heterodoxas ayudas a las empresas para mejorar su competitividad.
El financiamiento de la ayuda a las empresas se asienta sobre la reducción de los gastos del Estado y de la seguridad social. Así, casi todos los ministerios reducen sus gastos con excepción de Educación, Investigación y Cultura que, por el contrario, los aumentan.
No obstante, el mayor salto presupuestario lo experimenta el Ministerio de Defensa. Francia está implicada en operaciones militares en Medio Oriente y en África, de allí el crecimiento de los gastos en la materia.
Si no fue necesario una reforma laboral, ni una reducción salarial –por el contrario, el poder adquisitivo de los franceses experimentó un aumento-, la asignatura pendiente es la reducción del desempleo.
En la actualidad, asciende al 10,5 por ciento de la población activa y afecta a 3 millones de ciudadanos. Al respecto, las esperanzas del gobierno se centran en un eventual aumento del empleo como consecuencia de las mayores exportaciones -6 por ciento este año y 4,8 por ciento el próximo- producto de la mejoría en la competitividad.
En materia de política exterior y defensa, ambas materias de responsabilidad directa del presidente de la República, Francois Hollande, –la economía en cambio lo es del primer ministro Manuel Valls-, Francia dio un paso trascendente cuando, el 30 de setiembre pasado, aviones Rafale bombardearon objetivos "djihadistas"· en Siria.
Hasta ahora Francia, que integra la coalición liderada por Estados Unidos, solo operaba en Irak. Para justificar su actividad en Siria, el gobierno alegó legítima defensa "debido a que Estado Islámico prepara allí terroristas que luego actuaran en Francia".
El ataque tuvo por blanco un campamente de entrenamiento, ubicado en el Valle del Eufrates, al sur de la ciudad de Deir Ezzor, en poder de Estado Islámico.
Ahora, el Consejo de Defensa que preside Hollande acaba de reenviar a la zona en conflicto al portaaviones Charles de Gaulle con lo que duplica la capacidad de ataque. Los aviones del De Gaulle se unirán a los seis cazabombarderos Rafale que operan desde los Emiratos Árabes Unidos y los seis Mirage con base en Jordania.
Pese a la actuación militar, Hollande dice estar convencido en la necesidad de una solución política para Siria. Por ello, inició conversaciones con Rusia e Irán, los dos principales apoyos del autócrata sirio Bashar al-Assad.
Intransigente hasta hace unos días, la posición francesa cambió. Ya acepta la idea de un gobierno de transición liderado por "elementos del régimen" –mencionados por primera vez- y de la oposición moderada. Por ahora, no acepta la permanencia de Assad.

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.