Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Rusia: las orquestaciones de Vladimir Putin Destacado

Presidente Vladimir Putin Presidente Vladimir Putin

Más del 68 por ciento de los rusos aprueban la gestión de Vladimir Putin, según un sondeo privado. Es decir, casi todos. O, en todo caso, muchísimos. Parece tanto el fervor “putinesco” que nadie repara en la debilidad del rublo, en los atropellos a las libertades públicas –caso artistas Pussy Riot- o en la intolerancia frente a los homosexuales.

Es que para muchos rusos, Putin es la recuperación de la grandeza perdida. Putin es el arquitecto de las conversaciones sobre el nuclear iraní. Putin es quién frenó a los occidentales en Siria. Putin es quién desafió al terrorismo islámico y salió victorioso con unos juegos olímpicos de invierno fantásticos en Sochi, que vio todo el planeta. 

 

Y ahora Putin está a punto de reintegrar a Rusia, la península de Crimea. Ese lugar preferido por los últimos zares y nobles para pasar sus veranos. Allí, donde José Stalin delineó con Franklin Roosevelt y sir Winston Churchill los mapas de posguerra, en el balneario de Yalta.

 

Para el ruso común, Putin devuelve historia. Es como Pedro el Grande, o como Catalina la Grande, o como Lenin y hasta como un Stalin, que murió hace mucho como para facilitar que algunos olviden sus crímenes.

 

Pero Putin sabe y hace política. Es un cuadro, no un invento mediático. Crimea es la mayor demostración de ello.

 

Cierto, Ucrania era gobernada por el pro ruso Viktor Ianoukovitch, bastante autoritario pero por sobre todas las cosas, un corrupto de marca mayor. Protestas populares mediante –con un significativo número de muertos- fueron el contexto de la huída de Ianoukovitch de Ucrania hacia Rostov del Don, en Rusia.

 

Primera orquestación de Putin: Ianoukovitch se fue, pero no renunció, por tanto es el presidente legal de Ucrania. Es decir el nuevo gobierno ucranio es ilegal ya que no fue electo por nadie. Es más Ianoukovitch repite que quiere volver y que es el único presidente legal de Ucrania. Caro que como Ianoukovitch es mala palabra, Putin da vuelta la página: no lo recibe en Moscú, lo obliga a quedarse en la provinciana Rostov del Don y solo lo usa para ratificar, de vez en cuando, su visión de la ilegalidad de cuanto ocurre en Kiev.

 

Segunda orquestación de Putin: si el gobierno de Kiev es ilegal, entonces Crimea, que es una república autónoma dentro de Ucrania, está en condiciones de no acatar las ilegales disposiciones del nuevo e ilegal gobierno ucraniano. Por tanto, Crimea está en condiciones de declararse independiente, cosa que hizo el fantasmagórico parlamento crimeo.

 

Tercera orquestación de Putin: las decisiones políticas se avalan con la fuerza, por tanto desembarco de miles de soldados rusos en Crimea, eso sí sin insignias. Es decir, formalmente son milicianos del gobierno, ahora independiente, de Crimea. También con el clamor popular, es decir con unos cuantos miles de pro rusos en las calles.

 

Cuarta orquestación de Putin: la línea argumental. ¿Es ilegal la independencia de Crimea? No por cuanto cuando los occidentales “independizaron” a Kosovo de Serbia, lo hicieron por medio de la jurisprudencia. Un fallo de la Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya, dictaminó que no es ilegal que una región de un país proceda a separarse. Putin, por aquel entonces Rusia era aliado de Serbia, se cobra lo de Kosovo con Crimea.

 

Quinta orquestación de Putin: el plebiscito en Crimea que hará de la península una nueva parte integrante de la Federación Rusa.

Modificado por última vez enJueves, 20 Noviembre 2014 15:14

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.