Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Bélgica: la competencia entre Estado Islámico y Al Qaeda Destacado

El Ejército belga desplegado en Amberes El Ejército belga desplegado en Amberes

Los servicios de inteligencia de Bélgica parecen haber logrado un éxito de consideración al identificar una célula terrorista islámica que resultó desmantelada por la acción de las fuerzas de seguridad del país.


Tras el atentado contra el Museo Judío de Bruselas, en mayo de 2014, cuando un djihadista asesinó a varios visitantes, la inteligencia y la policía belga modificaron su funcionamiento y lo orientaron hacia la inteligencia y la prevención.
Así, detectaron y detuvieron un ataque, que pudo resultar devastador, contra los edificios de la Unión Europea en setiembre. Y arrestaron a los miembros de la principal organización de reclutamiento para la djihad.
En esta oportunidad, no lejos de Bruselas, en la región valona de habla francesa, en la ciudad de Verviers, mediante una operación antiterrorista, la policía belga mató a dos sospechosos de preparar "ataques terroristas de gran envergadura, de manera inminente".
Según la información policial, ambos muertos –junto con un tercer cómplice detenido- abrieron fuego con armas de guerra contra los policías que los rodeaban.
¿Quiénes eran? Pues djihadistas retornados recientemente de Siria que fueron objeto de vigilancia y seguimiento por parte de la inteligencia belga.
El gobierno belga hizo trascender que la operación antiterrorista fue iniciada hace varios meses y que no estuvo vinculada con el atentado de Paris contra el semanario Charlie Hebdo.
Otra operación policial en la misma ciudad de Verviers, con un fuerte componente de población musulmana inmigrada de Chechenia, arrojó un saldo de 13 personas que resultaron arrestadas.
Se sabe que de Verviers partieron 10 djihadistas hacia Irak y Siria. Recientemente, fue expulsado un imán fundamentalista de una mezquita somalí de la ciudad. Otro imán, marroquí, resultó denunciado por su hijo por su prédica a favor del enrolamiento en la djihad.
Aparentemente, según informaciones bastante fragmentarias, la célula desmantelada en Verviers tenía como objetivo matar policías y atacar edificios públicos.
El país vivió, al día siguiente, una jornada de "razzias" policiales en distintas ciudades, en particular en la capital Bruselas. Los operativos pretenden desmantelar una red que responde a Estado Islámico y que anunció atentados por venir, a través de Internet, en Bélgica, Francia, Alemania y Suiza.
Es que lo que parece desarrollarse en Bélgica, consiste un territorio de batalla que enfrenta Estado Islámico (EI) y Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA). Bélgica resulta el país elegido para que EI lleve a cabo sus acciones de terrorismo que contrarresten la "ventaja" de AQPA, tras lo de Charlie Hebdo.
No se trata de un combate entre ambas organizaciones, sino de una competencia, por el reclutamiento. Y el reclutamiento pasa tener una relación proporcional con la espectacularidad de las acciones llevadas a cabo.
Bélgica vive bajo el nivel de alerta tres –sobre cuatro- frente a la amenaza terrorista. Ese nivel implica posibilidad de atentados contra lugares precisos como comisarías, tribunales, embajadas o lugares de reunión de la comunidad judía.
Al frente de todo el operativo se ubicó un restringido Comité de Crisis que conforma solamente el primer ministro Charles Michel, con sus ministros del Interior y de Justicia.
Finalmente, de los dos operativos llevados a cabo surgió la inculpación de cinco personas bajo el cargo de "participación en las actividades de un grupo terrorista".
La continuidad del nivel de alerta tres justificó, a ojos de Michel, el despliegue del Ejército belga. Un total de 300 efectivos fueron movilizados a las calles de Bruselas y de Amberes, ciudad esta última donde vive una numerosa comunidad judía de entre 15 y 20 mil personas.
Es la primera vez que tal despliegue ocurre desde el año 1983, cuando aconteció una ola de atentados perpetrados por la autodenominadas Células Comunistas Combatientes que pusieron al país al borde del estado de excepción.
Los militares continuarán en las calles durante al menos un mes y mientras dura el nivel de alerta 3. Custodian los posibles blancos de los djihadistas.
El alcalde de Amberes rápidamente reclamó el despliegue de tropas, en particular, para custodiar el barrio judío de la ciudad. Inmediatamente, las tropas ocuparon sus posiciones con armamento de guerra.
En Bruselas, los militares custodian la Embajada de los Estados Unidos, la Gran Sinagoga, el Museo Judío, lugar del atentado de mayo de 2014, y los edificios de la Unión Europea.
De su lado, el primer ministro Michel dio a conocer un plan de doce puntos para combatir la amenaza djihadista. El plan será sometido a la consideración del Parlamento para su conversión en ley y el gobierno espera su aprobación en un plazo no mayor a un mes.
Las medidas van desde una reforma penitenciaria con el objetivo de disminuir el reclutamiento en las prisiones hasta la reforma del Código Penal para introducir como figura delictiva el partir al exterior con "fines terroristas".
Entre las sanciones figuran el retiro de la nacionalidad belga para quienes cuenten con doble nacionalidad, y el del pasaporte y la cédula de identidad para quienes intenten partir hacia la djihad.
El avance de la investigación determinó que el aparente jefe de la célula terrorista resultó ser Abdelhamid Abaaud, un belga de origen marroquí, que combatió en Siria y que aparece en un video donde integrantes de EI se vanaglorian de las atrocidades cometidas.
Los servicios de inteligencia detectaron llamadas entre Abaaud –desde Grecia- y los dos djihadistas que resultaron muertos en la operación antiterrorista. Abaaud está prófugo y no sería una de las personas detenidas en Grecia, donde se produjeron varios arrestos, uno de los cuales, el de un argelino de 31 años, tendría conexión con la célula belga.
Alias Abu Omar Sussi, Abaaud combatió en Siria y se las arregló para hacer creer que había resultado muerto en combate. Instalado en Grecia, dirigió la formación de la célula belga por intermedio de su teléfono celular, a través de mensajes y conversaciones codificadas. Fue detectado por los servicios de espionaje de Estados Unidos y de Francia que colaboran con su similar de Bélgica.
De manera independiente, las investigaciones se orientan, además, al interior de la propia policía. Algunos "investigadores" habrían sido reclutados por una organización denominada Sharia4Belgium dirigida por Fuad Belkacem que aspira a convertir a la propia Bélgica en un estado islámico.
Sharia4Belgium fue fundada en 2010 como asociación legal y disuelta en octubre de 2012 aunque continuó sus operaciones desde la clandestinidad. Se la cataloga como una de las organizaciones de mayor reclutamiento de djihadistas.
Los antecedentes de Belkacem incluyen robo a mano armada y es reclamado por Marruecos, acusado de narcotráfico.
En setiembre de 2014, bajo estrictas medidas de seguridad, comenzó el juicio contra 46 integrantesde Sharia4Belgium, entre ellos Belkacem, acusados de reclutamiento para la djihad.
Según la fiscalía belga, la organización sería responsable de, al menos, el 10 por ciento de todos los belgas que partieron a Irak y Siria a combatir para Estado Islámico y cuyo número total se estima en 350. Cifra que convierte a los belgas en el principal contingente europeo en la djihad.
Desde el plano político, un movimiento anti islámico similar al Pegida alemán, comenzó a tomar forma en la región flamenca de Bélgica. Su primera movilización tendrá lugar en Amberes el próximo 26 de enero.
Vlativa, Flamencos contra el Islam, tal es su nombre juntó 6.500 simpatizantes sobre su página de Facebook e intenta ahora lograr adhesiones en la región valona, de habla francesa.

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.