Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Alemania: rigor presupuestario aún con amenaza de recesión Destacado

Ministros Michel Sapin, Wolfgang Schauble, Emmanuel Macron, Sigmar Gabriel Ministros Michel Sapin, Wolfgang Schauble, Emmanuel Macron, Sigmar Gabriel

Las finanzas alemanas son sólidas, pero la economía pierde velocidad. Debido a su condición de motor de Europa, muchas voces se alzan para que la canciller federal Angela Merkel inicie un proceso de inversión que inyecte recursos y genere empleos en la zona euro.


El argumento de muchos economistas, del gobierno francés y hasta del Fondo Monetario es que si Alemania gasta más, contribuirá sobremanera a que Europa, al menos la zona euro, emerja de la recesión.
Es más, los ministros de Economía y de Finanzas de Francia, Emmanuel Macron y Michel Sapin, sueñan con un intercambio. Que Alemania invierta 50.000 millones de euros a cambio de los 50.000 millones que Francia debe necesariamente ahorrar para retornar al criterio europeo de un máximo equivalente al 3 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI) como déficit de presupuesto.
Standard's and Poor, la agencia calificadora de riesgos, publicó un ejercicio prospectivo sobre la cuestión.
Según sus cálculos, un estímulo alemán por gasto público equivalente al 1 por ciento de su PBI anual -30.000 millones de euros- durante el 2015 y el 2016, determinaría un crecimiento total del PBI alemán de solo el 0,7 por ciento.
A su vez, el impacto sobre la zona euro no superaría al 0,3 por ciento de crecimiento. Dividido por países, Holanda se beneficiaría de un 0,34; Bélgica, 0,17; y Francia, que reclama el gasto, nada más que un 0,10 por ciento de crecimiento adicional en dos años. Muy poco.
Con dos años de incremento de los gastos alemanes del tenor descrito, solo serían creados 210.000 empleos, 145.000 de los cuales en la propia Alemania. El déficit ocupacional de la zona euro es de 18 millones de desempleados.
En contrapartida, la inflación de la zona euro alcanzaría un 0,4 por ciento anual adicional, algo positivo si se tiene en cuenta la tendencia deflacionista actual.
Pero, en Alemania, la inflación superaría el 2 por ciento anual y produciría un "recalentamiento" de la economía, dado el pleno empleo vigente en el país.
Conclusión: un mayor gasto alemán, por sí solo, no contribuye de manera significativa al relanzamiento europeo.
Además, el principal problema actual de la zona euro, no es Alemania, sino Francia que envió un presupuesto con un déficit del 4,3 por ciento del Producto Bruto Interno a la Comisión Europea.
Francia viola así la regla del 3 por ciento del Tratado de Maastricht y lejos de reducir su déficit, lo amplia. La discusión fue, entonces, el grado de indulgencia que los restantes países, sobre todo Alemania, estuvieron dispuestos a conceder.
Alemania tuvo la llave en sus manos. O sancionaba. O aceptaba un nuevo plazo. Hizo lo último. Bueno, no fue Alemania, sino la UE que... "no es lo mismo".
El gobierno alemán pretendía que el gobierno francés anuncie nuevas reformas. En buen romance, significa nuevos ajustes. Como finalmente Francia lo hizo, ahora tiene tiempo hasta el 2017 para ajustar su economía.
La cuestión sobrelleva disensiones en el seno de la "gran coalición" que gobierna Alemania. Para Sigmar Gabriel, jefe de la social democracia, ministro de Economía y vice primer ministro, es necesario incrementar el gasto público, fundamentalmente en materia de infraestructuras. Una posición cercana a la de Manuel Valls, el primer ministro francés.
Pero para el muy poderoso ministro de Finanzas de Alemania, el conservador Wolfgang Schauble, esa propuesta contradice su objetivo de un presupuesto equilibrado para el 2015, el primero desde la reunificación alemana.
¿Qué hará Angela Merkel? Casi sin duda optará por Schauble. Así como, para equilibrar, aceptó la propuesta de no sancionar a los franceses.
En 2003, ambos países votaron en contra de sanciones cuando ninguno de los dos cumplía con los criterios del Tratado de Maastricht. Hoy la cosa es diferente. Francia está sobrepasada y a Alemania le sobra paño.
El problema es la calidad ejemplificadora de la decisión tomada. Luego de los sacrificios que debieron hacer Irlanda, Portugal, Grecia y España, por ejemplo, que la Comisión Europea tolere las displicencias francesas resultará difícil de explicar.
Es más, no son pocos quienes señalan que aquella liberalidad del 2003 fue la que impulsó a los países, que luego padecieron graves dificultades, a pasar por encima de la sanidad presupuestaria.
En el orden interno, las sucesivas crisis geopolíticas y la situación de la economía mundial influyeron negativamente sobre la economía alemana.
Las previsiones de crecimiento que, en abril pasado, eran del 1,8 por ciento del PBI para este año y del 2 para el próximo, debieron ser revisadas a la baja hasta quedar en un 1,2 y un 1,3, respectivamente.
Para Sigmar Gabriel, el problema es solo momentáneo. "Las fuerzas vivas de la demanda interior están intactas", asegura. Y agrega "desde que el contexto internacional quede aclarado, la competitividad de las empresas alemanas podrá nuevamente expresarse a pleno y recomenzará el ciclo de crecimiento sólido de Alemania".
Comparado con el resto de Europa y con los guarismos alemanes del año anterior, la situación no da para la alarma. El crecimiento, aún bajo, será uno de los más elevados de la zona euro y francamente superior al del año 2013 cuando solo alcanzó al 0,1 por ciento.
Sin embargo, el empresariado alemán no está de acuerdo. El índice IFO que mide el "clima de negocios" señala una caída de setiembre con 104,7 a octubre con 103,2. Es la medición más baja desde diciembre del 2012. Se lleva a cabo sobre 7.000 empresas.
En el segundo trimestre del año, la economía se redujo en un 0,2 por ciento. Nadie descarta una nueva caída para el tercer trimestre cuyos datos se aguardan. De ser así, el país habrá entrado oficialmente en recesión.
No obstante, los datos sobre empleo parecen contradecir el pronóstico agorero. Aunque mínimamente, el desempleo se redujo en 22.000 desocupados. No es suficiente para hacer variar la tasa que es del 6,7 por ciento, pero el dato cayó como una luz de esperanza.
Es que la demanda interna tiende a tonificarse con mayor empleo, baja inflación y aumento de salarios. La cuestión es si alcanzará a suplir la caída de las exportaciones, en particular a Rusia -26 por ciento-, debida al embargo por el tema de Ucrania y a los problemas económicos rusos.

Por el momento, tanto Schauble como Gabriel minimizan la cuestión, una forma de no contestar las demandas empresariales de reducción impositiva. Difieren sí, como ya se dijo, a la hora de la inversión pública.
¿Qué piensan los alemanes? El 71 por ciento es favorable al mantenimiento del equilibrio presupuestario y solo un 23 por ciento privilegia las inversiones que provengan de un endeudamiento público. O sea, gana Schauble.

Modificado por última vez enViernes, 19 Diciembre 2014 17:16

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.