Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Japón: pese a las “abenomics”, la economía no logra despegar Destacado

Primer ministro Shinzo Abe. Primer ministro Shinzo Abe.

Las querellas japonesas con China abarcan prácticamente todos los campos. Desde la defensa hasta la historia, la rivalidad entre los dos países alimenta tensiones en Extremo Oriente donde la presencia belicosa de Corea del Norte complica un teatro signado por las reclamaciones territoriales y pretensiones hegemónicas frente a los mares.


Recientemente, la UNESCO incluyó en su "Registro de la Memoria del Mundo" la inscripción de diversos documentos sobre la masacre de ciudadanos chinos por parte del Ejército japonés cuando conquistó la ciudad de Nankin, por entonces capital de China, en 1937.
Para China, el total de personas asesinadas durante las seis semanas que siguieron a la conquista fue de 300 mil. Para numerosos historiadores, la cifra está sobre dimensionada.
Japón protestó vivamente contra la inclusión de dichos documentos. En su reclamación, sostiene que se trató de una decisión que solo tuvo en cuenta las declaraciones unilaterales de China junto a una documentación incompleta y de dudosa autenticidad.
El fondo del problema no reside, por supuesto, en la interpretación de la historia. A la fecha, las pretensiones expansionistas chinas y la respuesta defensiva japonesa constituyen los motivos de tensión en la región.
Precisamente, el 19 de setiembre de 2015, el Parlamento japonés con el voto de 148 diputados y 90 en contra, aprobó una nueva ley de defensa que posibilita, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, el envío de tropas fuera del territorio nacional.
Las posiciones del primer ministro Shinzo Abe aspiran a dejar atrás el pacifismo que presidió la política exterior japonesa desde la derrota militar de 1945 hasta la fecha.
Dichas posiciones se fundamentan, en parte, por las necesidades de defensa frente a China y frente a Corea del Norte. Pero, también, en la intencionalidad de superar las culpas del país por las conquistas, las agresiones, los pillajes y las violaciones de los derechos humanos durante la primera mitad del siglo pasado.
Abe demuestra coraje para seguir adelante en la materia, sobre todo si se tiene en cuenta que dos tercios de los japoneses se oponen al cambio y que su popularidad cayó al 36 por ciento de aceptación.
Quienes se oponen a las nuevas leyes de defensa, consideran que Japón se verá envuelto en los conflictos de Estados Unidos en distintas partes del mundo, dada la estrecha alianza que une a ambos países.
Claro que la caída de popularidad de Abe –reelecto recientemente a la cabeza de su partido, sin oposición- no solo está ligada a la interpretación del texto constitucional sobre la defensa. También la economía juega su papel.
Es que las "Abenomics", conjunto de medidas económicas destinadas a relanzar la economía japonesa, no rinden frutos.
La novedad más reciente consiste en la comprobación de la deflación de los precios que fue del 0,1 por ciento para agosto del 2015 frente a igual período del año anterior. No parece un guarismo de importancia. Sin embargo, lo es.
Ocurre que la deflación, aunque sea del 0,1 por ciento, se produce pese a la inyección de fondos en el mercado por parte del Banco Central. Técnicamente, la caída de los precios de la energía influye sobre el resultado. Sin contabilizarlos, los restantes precios de la economía crecieron en un 0,8 por ciento.
En cuanto al Producto Bruto Interno no solo no se logró la meta de un crecimiento del 2 por ciento anual, sino que se produjo una caída del 1,2 por ciento anualizado durante el segundo trimestre del año.
Abe promete reactivación pero la reactivación no llega. Y su inyección de fondos a la economía profundiza la deuda del Estado que ya llegó al 240 por ciento del PBI anual. Casi como Grecia. Mientras tanto, y por desconfianza, el consumidor japonés no gasta.

Información adicional

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.