Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Israel: Netanyahu pierde por afuera cuánto gana por adentro Destacado

Dura reacción de Netanyahu frente al acuerdo nuclear con Irán. Dura reacción de Netanyahu frente al acuerdo nuclear con Irán.

"A veces, el mundo entero puede equivocarse", así describió el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, la reacción frente al acuerdo sobre el tema nuclear entre Irán y el Grupo 5 + 1 que integran Alemania, China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia.


La sentencia de Netanyahu es una admisión del estado de soledad internacional en que quedó el gobierno israelí por su posición intransigente, pero no significa que dicha soledad se traslade al plano interno.
Con excepción del centrista Yair Lapid, todo el resto del espectro político israelí compite en descalificar al acuerdo. Así se lo escucha al casi siempre moderado jefe laborista, Isaac Herzog, pronunciar frases como "imperio del mal" o "tigre escapado de su jaula" en sus referencias a Irán.
Pero desde lo exterior, la soledad es impactante. Sólo los republicanos norteamericanos –y sólo hasta cierto punto- respaldan las quejas israelíes. También las monarquías árabes sunitas del Golfo se muestran inquietas, pero no pueden, al menos a la luz pública, hacer causa común con el gobierno israelí.
Producido el acuerdo, Netanyahu lo calificó de "error histórico". Anticipó que lloverán inversiones sobre Irán y que el dinero será utilizado para sembrar el terror en la región.
Aseguró, mediante una voltereta semántica, que "nunca estuvo en contra de un acuerdo al que las potencias mayores llegan a cualquier precio" sino que está comprometido con impedir el acceso de Irán a las armas nucleares. Y que sostiene dicho compromiso.
Apoyó sus declaraciones en aparentes "lagunas" que deja el acuerdo y pronosticó graves dificultades para el futuro.
Pero la opinión pública internacional da muestras de cansancio frente a la intransigencia israelí, fundamentalmente en la cuestión palestina.
Un año después de la operación "Borde protector" que significó la destrucción de buena parte de las ciudades palestinas de la Franja de Gaza y que dejó un saldo de 2.100 palestinos muertos, la región quedó hundida en un marasmo económico y sus habitantes no albergan esperanza alguna frente al futuro.
Según el Banco Mundial, la desocupación es la más alta del mundo con 40 por ciento de la población sin trabajo, porcentaje que se eleva al 60 por ciento entre los más jóvenes.
La pavorosa crisis social que afecta a la Franja no sensibiliza al gobierno israelí, pero tampoco a los dirigentes del Hamas que gobiernan la región.
La oposición entre el Fatah que maneja la Autoridad Nacional Palestina, con Mahmoud Abbas como presidente y con poder efectivo sobre Cisjordania, y Hamas que administra Gaza, lejos está de ser superada.
Por el contrario, los ajustes de cuentas –con asesinatos incluidos- determinan la imposibilidad de una unidad. Obviamente, la división resulta funcional al interés del gobierno israelí de Netanyahu.
A esta altura, nadie ignora que Netanyahu hará lo posible por evitar la aplicación de los acuerdos de Oslo que llevaron a la propuesta, jamás efectivizada, de dos estados en convivencia pacífica: Israel y Palestina.
En igual sentido, el Hamas pretende prolongar indefinidamente el belicismo. Solo Fatah intenta hacer valer Oslo. Su perseverancia dio vuelta a la opinión pública internacional, harta de los "matones" de uno y otro lado que pululan y gobiernan en el Medio Oriente.
Por último, aunque desmentida, el diario The Jerusalem Post publica un rumor sobre una eventual renuncia de Mahmoud Abbas a la presidencia de la Autoridad Palestina. El rumor se basa en la edad de Abbas -80 años-, en su fatiga y en el fracaso para avanzar en el proceso de paz con Israel, negociaciones que quedaron interrumpidas en abril de 2014.
Inclusive señala a Saeb Erekat, habitualmente encargado de las negociaciones con Israel, como el reemplazante de Abbas. Erekat se habría reunido recientemente, en secreto, con el ministro del Interior de Israel, Silvan Shalom, en Amman, Jordania.
No es el único eventual cambio que se percibe en la región. Por un lado, comienza un incipiente acercamiento de Israel, con alguna declaración pública de funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores que califica a los estados árabes sunitas del Golfo como aliados objetivos de Israel frente a Irán.
Por el otro, una serie de soluciones, básicamente económicas, del gobierno israelí hacia los palestinos individuales. Se trata de cuestiones de movilidad, por ejemplo, no discutidas con la Autoridad Nacional Palestina.

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.