Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta” Destacado

Keiko Fujimori en campaña Keiko Fujimori en campaña

A 24 años del autogolpe, la Hija del autócrata Fujimori lidera las preferencias de cara a la primera vuelta del próximo domingo pero sin chances, aparentes, de evitar la segunda. Incierto resulta quién será su adversario. Los “Panama Papers” se metieron en la campaña y podrían alterar los resultados. Perú se debate entre Fujimori sí o Fujimori no.

Este domingo los peruanos irán a las urnas para elegir algo más que un presidente, dos vicepresidentes, 130 legisladores y cinco representantes al Parlamento Andino.

El “milagro peruano” se edificó sobre una matriz productiva centrada, casi exclusivamente, en la extracción de minerales e hidrocarburos, que representan en torno al 74% del total de ingresos en materia de exportaciones.

La economía peruana mostró elevadas y sostenidas tasas de crecimiento, disminución de la pobreza y crecimiento del consumo durante la última década. Sin embargo, el milagro no se tradujo en desarrollo sostenido, ni logró consolidar una economía con mayores grados de independencia, así como tampoco fortalecer un marco de sustitución de importaciones.

La fuerte primarización económica hizo que la acumulación de capital esté centrada en la extracción minera y no en la industrialización de su producción.

Perú se encuentra en el cuarto lugar de los productores mundiales de cobre, pero en el decimoctavo en términos de su capacidad de refinación, es decir, de manufacturar productos con valor agregado.

Con casi un 75% de la población económicamente activa en la informalidad laboral, un sistema de partidos en crisis, altísimos índices de inseguridad y un estado impotente para combatir el crimen organizado, el “milagro peruano” parece la puerta de entrada a un régimen de derecha.

En ese contexto, Keiko Fujimori encarna gran parte de las demandas mayoritarias, no tanto por mérito propio como por una conjunción de elementos que confluyen detrás de su candidatura.

Aún cuando su padre, Alberto, fue condenado a 25 años de prisión por corrupción y violación de los derechos humanos, la sociedad identifica el apellido con la fortaleza de combatir la creciente inseguridad que hoy domina las calles de Lima y las ciudades más importantes del Perú.

En el imaginario, Fujimori es también sinónimo de “pacificación” a partir de la superación del conflicto armado con Sendero Luminoso, de estabilidad económica a partir del combate a la inflación y su eliminación y, por último, de inversiones en obra pública.

Tales logros, sin embargo, no alcanzan a convencer a una mayoría de la sociedad que aún recuerda el autogolpe del 5 de abril de 1992 en que Fujimori decidió demoler los cimientos de la democracia peruana y gobernar de facto hasta finales de la década.

Tampoco olvidan los escándalos de corrupción que forzaron su huida del país, ni las violaciones de derechos humanos que contabilizaron torturas, represión y asesinato de opositores al régimen.

La presencia del apellido Fujimori, a través de su hija Keiko, en las elecciones del próximo domingo revitalizaron la grieta de una sociedad partida entre seguidores y detractores del fujimorismo. Un escenario plesbicitario que ocluye la discusión política y relega la propositiva.

No son menores los interrogantes que despierta Keiko en este escenario. La candidata de Fuerza Popular (así se denomina el partido Fujimorista) está rodeada de gran parte del gabinete que acompañó a su padre durante su gobierno.

Keiko parece expresar lo podría ser tendencia en Latinoamérica después de la debacle de los populismos de “izquierda”. Una suerte populismo de derecha que tranquiliza a las clases altas y trae a las bajas el recuerdo del asistencialismo de su padre.

Aunque se descuenta que, en caso de alcanzar la presidencia, una de sus primeras medidas será indultar a su mentor político, muchos discuten su capacidad para recuperar una economía ralentizada que dejó de crecer a tasas chinas y que sufre la baja del valor de las materias primas que produce.

Con todo, pocos parecen dispuestos a discutir en campaña los logros y los fracasos de la gestión saliente. Ollanta Humala es un presidente condenado al olvido. Tal vez porque la única política en la que fue exitoso es la haberle restado valor a la política.

A horas de la elección, los “Panama Papers” se metieron de lleno en la campaña y provocaron un movimiento sísmico en el debate político que podría afectar el humor de la sociedad peruana.

A Keiko se la vincula con algunos de los hombres más cercanos del ex presidente Fujimori quienes habrían financiado los estudios y la estancia de la candidata en EE.UU con fondos provenientes del lavado de dinero.

Pero no es la única. Pedro Pablo Kuczynski (Peruanos para el Cambio), ex ministro de Economía de Alejandro Toledo, fiel representante del establishment peruano pero, sobre todo, el candidato que podría aglutinar eventualmente al arco del antifujimorismo en una segunda vuelta, también es mencionado en los “Panama Papers”.

Por eso, los sondeos de los últimos días muestran un crecimiento importante de Verónica Mendoza (Frente Amplio), candidata de izquierda, quien sin embargo parece tener un techo en el electorado antifujimorista de derecha.

24 años pasaron del autogolpe, más de un millón y medio de los electores del domingo no habían siquiera nacido aquel fatídico 5 de abril, su autor cumple condena pero su herencia parece demasiado pesada para ser superada definitivamente.

 

 

Modificado por última vez enViernes, 22 Abril 2016 04:38

Información adicional

46 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.