Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Colombia: cauto optimismo sobre el acuerdo de paz con las FARC Destacado

Presidente Juan Manuel Santos y jefe de las FARC, Rodrigo Londoño, alias Timoshenko. Presidente Juan Manuel Santos y jefe de las FARC, Rodrigo Londoño, alias Timoshenko.

La posibilidad de la paz entre el Estado colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) quedó seriamente consolidad con el acuerdo al que arribaron en materia de indemnizaciones a los afectados por el conflicto que incluye un capítulo especial sobre justicia.


Se trata del quinto y penúltimo punto del acuerdo de paz, tras más de tres años de negociaciones que se desarrollan en La Habana, Cuba.
Resta ahora consensuar el último punto referido a la finalización del conflicto y el del cese bilateral del fuego. Se estima que el cese podría alcanzarse en enero de 2016, mientras que la firma del acuerdo de finalización del conflicto, tras más de medio siglo de guerra, no debería extenderse más allá del 23 de marzo de 2016.
Luego, los integrantes de las FARC dispondrán de un plazo de sesenta días para la entrega total del armamento.
Humberto de la Calle, el negociador del gobierno, dijo al respecto: "nunca me atrevo a decir que no hay marcha atrás pero sí puede asegurar que se ha avanzado como nunca antes en la historia de Colombia y el fin de las conversaciones está más cerca que nunca".
El programa de reparación aprobado, correspondiente al punto 4, garantiza la participación de todos quienes estuvieron involucrados en el conflicto: Estado, guerrilla y demás "sectores de la sociedad", eufemismo que incluye a los paramilitares y a sus financistas.
Uno de los temas en cuestión que hace al capítulo es la búsqueda e identificación de los desaparecidos que oscilan entre 45 mil y 106 mil, según cifras no oficiales.
No está del todo claro cuál será la distribución de responsabilidades entre Gobierno y FARC en las reparaciones, un punto que hace o no a las quejas de las distintas asociaciones que nuclean a parte de los damnificados por el conflicto.
Así, aún no quedó fijado el monto total de las indemnizaciones, ni tampoco como se constituirá el correspondiente fondo y cuáles serán los aportes obligatorios de cada parte.
El otro tema central del punto 4 es la denominada "justicia especial para la paz". Se trata de determinar cuáles acciones serán juzgadas y cuales quedan exceptuadas de los tribunales.
En rigor algunas líneas de esta justicia especial ya fueron reveladas tras el encuentro entre el presidente Juan Manuel Santos con el número uno de las FARC, Rodrigo Londoño, conocido como Timoshenko.
Esa justicia especial ofrecerá beneficios para quienes contribuyan con la verdad o con el reconocimiento de sus faltas. No será un sistema de impunidad, salvo para los denominados "delitos políticos" que responden a una definición particular: se trata de delitos comunes –por ejemplo, el robo- pero con fines políticos.
Sí, en cambio, quedó claro que no habrá impunidad para quienes hayan cometido delitos de lesa humanidad, genocidio o graves crímenes de guerra.
Con todo, las sanciones aún para los delitos más graves no podrán exceder los cinco años de encarcelamiento y los ocho años de restricción efectiva de la libertad en condiciones especiales si, previamente, media un reconocimiento inmediato. La pena será la misma pero sin condiciones especiales para quienes formulen su reconocimiento de manera tardía. Quienes no reconozcan sus responsabilidades y fuesen hallados culpables, cumplirán hasta 20 de prisión.
La justicia quedará en manos de un órgano independiente conformado por juristas colombianos e internacionales.
Quedan cerrados así los capítulos tierras y desarrollo rural; participación política de la guerrilla; y drogas y narcotráfico. Se suma entonces, el vinculado con la reparación y la justicia especial.
La paz con las FARC está al alcance de la mano. Deberá comenzar entonces el proceso con la otra guerrilla que opera en el país: el ELN, Ejército de Liberación Nacional.

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.