Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Estados Unidos: subió la tasa de interés, final del ciclo recesivo Destacado

Janet Yellen anuncia el alza de la tasa de interés. Janet Yellen anuncia el alza de la tasa de interés.

Luego de todo un año de zigzagueo, la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) levantó en un cuarto de punto sus tasas de interés que pasaron de la franja del 0 al 0,25 por ciento anual a la del 0,25-0,50 por ciento.


Los mercados reaccionaron bien y la presidente del organismo, Janet Yellen, demostró intuición para elegir el momento luego de un año de cabildeos acerca de la suba indicativa del relanzamiento de la economía norteamericana.
Se trata de la primera alza luego de la crisis del 2008, puesta en evidencia con la quiebra de la banca Lehman Brothers.
Aquella fue la crisis más importante de las finanzas mundiales desde el "crack" de 1929. La FED debió entonces mantener a las finanzas mundiales mediante el pulmotor respiratorio que incluía tasas de interés nulas e inyecciones monetarias sin límite en el sistema financiero.
De aquí en más, todo debería cambiar y retornar, pausadamente, a la normalidad. Una normalización que se alcanzará con alzas de un cuarto de punto trimestrales para llegar a una tasa de interés del 3,25 por ciento, considerada correcta. Plazo: tres años.
Los analistas no se ponen de acuerdo sobre las consecuencias por fuera de los propios Estados Unidos. Un cuarto de punto más allá, no pasa desapercibido tanto para las economías desarrolladas como para las emergentes.
Para Europa, la decisión de la FED implica un desenganche con las políticas que lleva a cabo el Banco Central Europeo (BCE) a cargo del italiano Mario Draghi. Ocurre que mientras Estados Unidos salió de la fase recesiva, Europa aún no lo hizo.
Eso hace que Estados Unidos reste liquidez al sistema, mientras que Europa inyecta fondos para tratar de salir de la recesión.
En los países emergentes, el alza norteamericana indica un encarecimiento del crédito externo. No muy perceptible, de momento, pero importante si se alcanza el objetivo de un 3,25 por ciento anual.
Por lo general, cuando una tasa de interés aumenta quienes se benefician son aquellos que cuentan con capacidad de ahorro y quienes se perjudican son aquellos que deben tomar créditos.
En los últimos diez años, la FED inyectó en el mercado una cifra astronómica de dólares: 2.500 billones. Esos fondos posibilitaron el actual período de crecimiento de la economía y la eliminación del desempleo en los Estados Unidos. Ahora, se acabó.
Si casi todas las variables económicas resultan satisfactorias, una no lo es: la de la inflación. No por su aumento sino por su "no aumento". Para la economía norteamericana, una inflación del dos por ciento anual es cuanto se considera aconsejable. Pero la variable de los precios no supera el 1,3 por ciento desde hace años.
Con la nueva situación, el cálculo inflacionario esperado –dos por ciento anual- recién se alcanzará en el 2018.
Si todo debutó bien, las alertas están dadas. Mover hacia arriba las tasas de interés implica serios riesgos sobre las economías. Con un precio del dinero más alto, la inversión tiende a paralizarse.
Otro desafío consiste en la posibilidad que la meta de inflación del 2 por ciento anual resulte inalcanzable. En ese caso, el crecimiento de la tasa de interés determinará un desequilibrio de carácter recesivo. Tarde o temprano, los banqueros deberán analizar la cuestión.
Y, por último, las nuevas circunstancias del comercio exterior. Ya no es de continente a continente, sino intrarregional. Motivos: los crecientes precios de los fletes y el encarecimiento de los salarios en China e India.
Consecuencia: desconexión entre los ciclos económicos en Europa, Estados Unidos y Japón. Por tanto, movimientos más erráticos en los mercados de divisas. Y nadie está preparado para este nuevo fenómeno que se avecina.

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.