Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Estados Unidos: reformulación de la política frente a Estado Islámico

Conferencia internacional sobre Siria, en Viena, Austria. Conferencia internacional sobre Siria, en Viena, Austria.

Los atentados simultáneos de Paris, Francia, reivindicados por Estado Islámico (EI), recolocaron en el pináculo de las preocupaciones de la administración Obama, a la cuestión medio oriental, en particular, al problema sirio.


Durante mucho tiempo, la administración norteamericana se negó a considerar la alternativa del llamado "mal menor". Entiéndase por tal, alcanzar un statu quo momentáneo con el autócrata que gobierna Siria, Bashar Al-Assad, a fin de concentrar los esfuerzos en combatir a Estado Islámico.
Hoy, parece que la situación amerita un replanteo. Son varias las razones que determinan la adopción de una posición distinta como quedó en claro tras la conferencia de Viena sobre la situación en Siria.
Por un lado, la mera presencia de Estado Islámico y la indignación creciente que genera su brutalidad y su predisposición a sembrar el terror sobre las poblaciones sometidas. Una presencia que solo fue frenada gracias al esfuerzo de las unidades kurdas en la recuperación de la ciudad de Kobane.
Por el otro, el avance en las relaciones con Irán –aliado de Assad- tras el acuerdo nuclear con ese país que, ahora, en la cuestión siria permite que el gobierno iraní participe en las negociaciones para encontrar una salida política a la guerra civil.
En tercer término, la presencia aérea de Rusia que, por un lado, equiparó las cargas ante la similar de la coalición que encabeza Estados Unidos.
Por último, el ataque sobre Paris y la bomba detonada en un avión de pasajeros con turistas rusos que retornaban de sus vacaciones en Egipto.
Actualmente, parece posible negociar algún consenso que permita superar las luchas entre milicias y con el Ejército sirio y volcar toda la capacidad de fuego contra el "enemigo común" que es Estado Islámico.
El punto a resolver para que un acuerdo vea la luz es definir el rol de Assad. Los extremos son la inmediata salida del poder o la continuidad del régimen. Entre dichos extremos estará el punto de acuerdo.
Desde la posición norteamericana se trata de encontrar una salida que anticipe lo máximo posible esa retirada de Assad. No será sencillo. Assad demuestra a diario que es un hueso duro de roer.
Se habla de una etapa de transición, un cambio de Constitución, y el llamado a elecciones multipartidarias ¿Con Assad o sin Assad? Hete aquí el interrogante.
Y el tema sirio llegó a los debates de los precandidatos presidenciales. Desde el partido republicano se milita por una mayor presencia bélica, con tropas en tierra, inclusive, en el teatro de guerra.
Para los republicanos hay que ir a la guerra y hay que vencer a lo que consideran como la principal amenaza contra la seguridad norteamericana: el islamismo radicalizado. En el medio, proponen no aceptar refugiados sirios por los temores de infiltración de fundamentalistas.
Pero no solo los republicanos endurecen, hasta la propia Hillary Clinton, precandidata demócrata, habla de vencer militarmente al EI.
Desde el lado demócrata, los debates muestran un distanciamiento de Hillary Clinton de sus oponentes, el senador Bernie Sanders, presentado como pacifista, y el ex gobernador de Maryland, Martin O'Malley.
Hoy, Clinton enfrenta a Sanders, mientras que O'Malley, muy retrasado, espera quedarse con los votos de los dos postulantes que abandonaron la carrera y, sobre todo, con los eventuales apoyos para el actual vicepresidente Joe Biden quien, en octubre pasado, anunció su no postulación.
Del lado republicano, los dos favoritos son dos ajenos a la política, se trata del neurocirujano Ben Carsos y del multimillonario Donald Trump. De momento, los candidatos en lisa son 14. Como suelen hacer en estos casos, los republicanos desentierran las hachas y hacen sonar los tambores de guerra.

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.