Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Canadá: a la hora del retorno del “progresismo” al gobierno federal Destacado

El recambio: los Trudeau (izquierda) reemplazan a los Harper (derecha). El recambio: los Trudeau (izquierda) reemplazan a los Harper (derecha).

Varias son las cuestiones sobre las que deberá dar definiciones casi inmediatas el nuevo primer ministro canadiense, el liberal Justin Trudeau. Entre ellas, la participación militar en Siria e Irak, la legislación antiterrorista, la austeridad económica y el tema petrolero.


Trudeau se presenta como el vocero del "cambio progresista" ¿En qué consiste?
En política internacional, Trudeau ya informó al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que cesará la intervención militar canadiense en Irak y Siria en referencia a los bombardeos aéreos contra Estado Islámico.
No obstante, Trudeau no puso fecha e indicó que continuará con la ayuda humanitaria y con la formación militar en Irak.
El resto de la política internacional consistirá en una participación más activa en las instituciones multilaterales y una mayor ayuda para el desarrollo.
A diferencia de lo decidido para Irak y para Siria, Canadá mantendrá su apoyo a las operaciones –inclusive militares- llevadas a cabo por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Europa Central y Oriental, en particular, las misiones de formación en Ucrania.
También defiende una política de apertura a los refugiados sirios y de facilidad para permitir los reagrupamientos familiares de inmigrantes.
En materia climática, Trudeau aspira a un cambio total frente a las políticas del primer ministro conservador saliente Stephen Harper. Harper retiró al Canadá de las obligaciones del Protocolo de Kyoto y no definió nunca sus compromisos en materia de reducción de gases de efecto invernadero.
Trudeau pretende favorecer las inversiones masivas en tecnologías verdes, instituir un mercado del carbono y fijar metas ambiciosas de reducción de CO2 –dióxido de carbono- concertadas con provincias y territorios.
Deberá especificar su posición respecto del oleoducto Keystone que une las provincias petroleras canadienses –Alberta, en particular- con el Golfo de México y que es cuestionado por los ambientalistas.
En todo caso, Obama le solucionó el problema con su decisión de impedir la construcción de Keystone, pero un eventual triunfo republicano en los Estados Unidos lo repondrá en escena.
Previamente, la empresa TransCanada, presentadora del proyecto de oleoducto, pidió al Departamento de Estado de los Estados Unidos que suspenda el estudio de la "solicitud de permiso presidencial".
Se trató de un intento de "desensillar hasta que aclare", es decir hasta las elecciones presidenciales donde los candidatos republicanos son todos favorables a la realización del proyecto.
También será necesario definir la posición sobre el "shale", el petróleo extraído sobre la base del "fracking", la ruptura de rocas bituminosas mediante la inyección de agua. El "shale" constituye una base esencial de la economía canadiense.
Entre las metas económicas figuran la mejora del transporte público, la construcción de viviendas y la mejora de los servicios sociales. Prevé invertir 13.600 millones de euros para alcanzar una economía "más verde" y para crear empleos.
El nuevo primer ministro se presenta como el abogado de la clase media y de las familias. Así, promete incrementar los impuestos para los más ricos -1 por ciento de la población-, reducir la imposición para los menos favorecidos y aumentar los subsidios a las familias.
Entre los gastos del gobierno, figura el sostenimiento de las actividades culturales, en particular, el cine canadiense y el Instituto de las Artes.
Dada la situación de recesión que atraviesa Canadá en función de la caída de los precios internacionales del petróleo, Trudeau estima que, para llevar adelante sus planes, deberá recurrir a los déficits fiscales durante tres años, antes de retornar al equilibrio.
En las propuestas del nuevo jefe de gobierno figura legalizar el consumo de marihuana y reinstituir el registro de armas de fuego en poder de particulares, suprimido por Harper.
Por último, propone un cambio en la forma de gobernar. Habla de "apertura, transparencia y equidad" frente a la "opacidad" de los conservadores. Y de renovar los lazos con los pueblos autóctonos –aproximadamente 900 mil personas- para atender sus demandas en materia de educación, vivienda, infraestructuras, salud.
Entre los ministros de Trudeau sobresalen la indígena Jody Wilson-Raybould como titular de justicia –primer autóctono en alcanzar un ministerio en la historia del Canadá-; Catherine McKenna como ministra de medio ambiente; Stéphane Dion, como ministro de Relaciones Exteriores y Bill Morneau, como ministro de Finanzas.
Canadá votó por un cambio. Desoyó la promesa de estabilidad de Harper y optó por la distribución de Trudeau. Prefirió la inexperiencia del nuevo primer ministro a los nueve años de gestión conservadora.
Hoy, los liberales recuperaron el gobierno, los conservadores pasaron a la oposición, el Nuevo Partido Demócrata –social demócrata- quedó relegado al tercer puesto, los verdes no hacen pie, y el independentismo del Québéc retoma impulso.

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.