Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Ecuador: se aleja el sueño de reelección indefinida para Correa Destacado

Información censurada sobre la erupción del Cotopaxi. Información censurada sobre la erupción del Cotopaxi.

El Cotopaxi no es, obviamente, el primer volcán en entrar en erupción en el mundo, pero su erupción es la primera en dar lugar a una censura de prensa que abarca inclusive a las redes sociales.


Es lo que determinó el respectivo decreto que el presidente Rafael Correa emitió solo unas horas después que el volcán entrara en actividad.
A partir de ese momento, hablar sobre el tema se convirtió en un asunto tabú o, al menos, en objeto de una prohibición para los medios y las redes sociales que pretendiesen difundir informaciones sobre la catástrofe natural.
El Cotopaxi, situado a 45 kilómetros al sur de la capital, Quito, fue la excusa que el gobierno aprovechó para dictar un decreto que consagra el estado de excepción en todo el país, uno de cuyos artículos establece la censura preventiva para "garantizar la seguridad de los ciudadanos".
Obviamente, para el gobierno ecuatoriano, como para muchos de los autodenominados gobiernos progresistas de la región, el verdadero enemigo de la seguridad de los ciudadanos es la libertad. Sobre todo la libertad de prensa y la de opinión.
Correa afirmó que cualquiera podría crear pánico en las redes sociales y, tal cual un jerarca de alguna dictadura, el ministro de la Comunicación, Fernando Alvarado, dijo que "los medios podían cubrir la erupción pero con enorme responsabilidad y atención para que sus relatos, reportajes y fotografías no se separen nunca del mensaje oficial claro sobre la peligrosidad, la prevención y la tranquilidad de la población".
En otras palabras, ustedes solo van a informar aquello que yo les diga que pueden o deben informar.
Lo del Cotopaxi es un pretexto. A todas luces, la decisión apunta a censurar la cobertura informativa sobre las protestas callejeras convocadas por la oposición y por los grupos indígenas.
A esta altura del partido, la represión policial tornó a la violencia. La última movilización concluyó con 47 manifestantes detenidos, y varios policías y protestatarios heridos.
En el poder desde el 2007, Correa pretende modificar la Constitución para presentarse para un cuarto mandato en el 2017.
Ya en el 2013, promulgó una ley de comunicación y regulación de la prensa. Desde entonces, 506 medios fueron objeto de algún procedimiento administrativo, 313 de algún tipo de sanción y, de estos últimos, la mitad debió hacer frente a sanciones pecuniarias.
Hoy la libertad de expresión es, en Ecuador, un recuerdo. De allí que la cuestión del Cotopaxi sea solo una excusa que, no obstante, bien puede servir para acallar las eventuales protestas que sobrevengan de una expropiación de los campos circundantes del volcán y la expulsión de los habitantes rurales y de los caseríos instalados en sus laderas.
Este año, Ecuador, junto con Bolivia y Paraguay, recibió la visita del Papa Francisco. Para Correa fue un hecho mayor. Católico practicante, de misa dominical, el presidente se define a sí mismo, como seguidor de la doctrina social de la Iglesia católica.
Fue scout, se opone al matrimonio entre personas de un mismo género y jura que jamás legalizará el aborto. Se le escucha decir "soy muy progresista en materia económica pero soy muy conservador en cuestiones sociales". Economista, obtuvo su diploma en la Universidad Católica de Lovaina la Nueva, Bélgica.
Correa aprovechó al máximo la visita del Papa Francisco. Siempre se mostró a su lado. Más allá de cualquier convicción, fue además conveniencia. Hasta momentos antes del arribo papal, miles de ecuatorianos salieron a la calle para manifestar a favor de la salida de Correa del Gobierno.
¿Quiénes están en contra? En la última movilización estaban los sindicalistas y trabajadores que anunciaban una huelga general, los médicos que se pronunciaban contra el nuevo sistema de salud, los movimientos indígenas, y ecologistas, empleados, periodistas, comunistas, jubilados, amas de casa.
Es evidente que la oposición reclutó no solo mucho, sino además variado. Por derecha y por izquierda. Para algunos el presidente no tiene nada de socialista, para otros tiene demasiado. Todos coinciden en el autoritarismo y en la arrogancia de Correa.
Ecuador atraviesa una crisis como consecuencia de la caída de los precios internacionales del petróleo. El país exporta medio millón de barriles diarios. Como consecuencia, Correa intentó crear nuevos impuestos, redujo las exportaciones y las previsiones de crecimiento bajaron del 4,1 por ciento del Producto Bruto Interno al 1,9 para el año en curso.
Son números que conspiran contra el proyecto reeleccionista.

Información adicional

Artículos relacionados (por etiqueta)

63 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.