Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

México: pseudo combate contra el narcotráfico y la corrupción Destacado

Cadáveres tras la batalla de Reinosa Cadáveres tras la batalla de Reinosa

Cuando el Papa Francisco advirtió que la situación de su país, la Argentina, en materia de narcotráfico, va en camino de parecerse a la de México –habló de "mexicanización"-, levantó una ola de indignación en el país del norte.


Tal vez adrede, tal vez no, el Papa citó a México porque es el país donde los carteles narcotraficantes infiltraron al Estado y a su aparato de seguridad y hoy gobiernan, sin cortapisas, grandes porciones de territorio mexicano.
Casi a diario, la información gira en torno a la detención de un capo, el fusilamiento de ciudadanos, las batallas entre pandillas, las complicidades policiales, los funcionarios involucrados con las bandas convertidas al gangsterismo.
Recientemente, en el Estado de Michoacan, en el oeste del país, policías federales masacraron a 16 civiles. En rigor, parece haber sido una batalla entre los federales y ex policías rurales que respondían, antes de ser disueltas, a los alcaldes de las ciudades.
Precisamente, el presidente Enrique Peña Nieto disolvió, el 6 de enero de 2015, las policías rurales y de los ayuntamientos por su implicación con el narcotráfico.
Pero, las batallas van más allá. El pasado 17 de abril, tras la captura por parte de fuerzas de seguridad, de varios narcotraficantes en la ciudad de Reinosa, fronteriza con Texas, ubicada en el Estado de Tamaulipas, Estados Unidos, los narcos combatieron durante 6 horas con las fuerzas de seguridad para liberar a los detenidos.
Fue el arresto de "El Gafe", un jefe del Cartel del Golfo, el motivo que desencadenó la batalla que asoló Reinosa, ciudad de 600 mil habitantes donde los enfrentamientos entre narcos rivales o con las fuerzas de seguridad están a la orden del día.
Días antes, el cartel Nueva Generación emboscó, en dos oportunidades, a las fuerzas de policía y gendarmería en represalia por la captura de algunos de sus miembros. El saldo fue de 20 policías muertos.
Los Estados mexicanos donde opera el narcotráfico con mayor capacidad son Jalisco, Michoacan, Guerrero y Tamaulipas. Desde el 2006, cuando el presidente Felipe Calderón lanzó la guerra contra el narcotráfico, un total de 80 mil personas resultaron muertas y 20 mil se encuentran desaparecidas.
Las estadísticas oficiales son escalofriantes. Muestran, por ejemplo, que durante el 2014 fueron secuestradas 1.395 personas, la gran mayoría para cobrar rescate. No son pocos los secuestros en los que está involucrado personal policial o de seguridad.
Al respecto, recientemente, en marzo 2015, fue capturado Omar Treviño, jefe del sanguinario cartel de los Zetas. La captura de Treviño, alias Z-42, sucede a la de Servando Gómez, alias "La Tuta", jefe del Cartel de los Caballeros Templarios.
Fueron dos éxitos rotundos, el primero en el Estado de Nuevo León, el segundo en el de Michoacan. Pero vale la pena detenerse en la historia del cartel de los Zetas, el segundo más poderoso de México, tras el de Sinaloa, para comprender la relación entre Estado y narcotráfico.
Z-42 sucedió a Z-40 –su hermano Miguel Ángel Treviño-, capturado en julio del 2013. El dato a tener en cuenta es que Los Treviño resultaron los únicos civiles en dirigir el cartel de los Zetas.
A la fecha, operan en 20 de los 31 Estados mexicanos, en América Central y en los Estados Unidos. Además de las drogas, se dedican a los secuestros extorsivos, a la piratería del asfalto, a las extorsiones y al robo de combustibles
Creado en 1997, el cartel fue fundado por treinta desertores del grupo de fuerzas especiales del Ejército mexicano. Siempre, salvo por los Treviño, el cartel fue dirigido por ex militares. Es decir, estuvo vinculado con el aparato estatal.
Junto al narcotráfico el otro gran problema mexicano es la corrupción. México cuenta con un curioso sistema de multas para los funcionarios que incurren en delito de cohecho.
Pues bien, desde el 2013 a la fecha, 100 funcionarios de 11 instituciones públicas fueron multados por un total de 22 millones de dólares. Solo el 10 por ciento impugnó el fallo que los condenó. El resto no se dio por enterado. Y, lo principal, nadie pagó nada.
Como siempre ocurre en casi toda América, llamada, Latina pululan organismos de control anticorrupción que, en rigor, solo sirven para intentar mostrar a los países desarrollados que, por estos lares, se combate la corrupción.
En México, como en tantos otros lugares al respecto, se hace como que se hace para no hacer nada. Y como en otros lugares de la América, pero también del África y del Asia, la mayor corrupción se encuentra en los organismos encargados de la ayuda social a los sectores carenciados.
Según cálculos de la Universidad de las Américas de la ciudad de Puebla, la corrupción equivale, en México, a casi un 10 por ciento del Producto Bruto Interno. Es decir, el doble de lo que el Estado gasta en educación.
Gran parte de los mexicanos desconfían hasta de su propio presidente, Enrique Peña Nieto, tras conocerse la compra de propiedades por parte de su esposa, la actriz Angélica Rivera, y de su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, al Grupo Higa, una empresa que obtuvo millonarios contratos gubernamentales.
Así, el gobierno sospechado, propuso un endurecimiento en 14 artículos de la Ley Anticorrupción. El más comentado fue el que autoriza a nacionalizar los bienes de los políticos corruptos que sean culpables de enriquecimiento ilícito. El resto de las normas fortalece a los organismos anticorrupción.
No fue modificado, en cambio, el artículo 108 que otorga un fuero especial al presidente de la República mientras dure su mandato.
Más allá de la reforma, cuanto está en duda no es la normativa, sino la voluntad real de combate por parte del Estado, tanto al narcotráfico como a la corrupción.
La apurada actuación de Peña Nieto es un intento de reacción ante la muy mala perfomance que el presidente muestra en las encuestas en materia de aprobación de su gestión.
Pero Peña Nieto no convence, ni siquiera con la captura o la muerte de la casi totalidad de las 122 personas más buscadas de México.
Para algunos analistas, estas capturas constituyen golpes mediáticos que no afectan las estructuras político-mafiosas de los carteles. Para el periodista Ricardo Ravelo, especializado en narcotráfico y autor del libro "Zetas, la franquicia criminal", el gobierno "elimina las cabezas pero no ataca el negocio de los carteles".
Por el lado económico, el panorama mexicano se oscureció con la caída de los precios internacionales del petróleo y la debilidad de la demanda interna.
Según el Fondo Monetario Internacional, el 3,5 por ciento del Producto Bruto Interno, previsto como crecimiento para el 2015, fue rebajado en febrero a un 3,2 por ciento y nuevamente en abril a solo un 3 por ciento.
Pese a la rebaja, México crecerá por encima de la media de la región que solo será del 0,9 por ciento, debido en buena medida al arrastre hacia abajo de Brasil y, sobre todo de Venezuela, con caídas de 1 y del 7 por ciento, respectivamente.
El último dato conocido es una reducción del desempleo, en marzo 2015. Fue del 4,2 por ciento –muy bajo- frente al 4,4 de febrero anterior

 

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.