Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Estados Unidos: Obama avanza, los republicanos se pelean Destacado

Trazado proyectado del oleoducto Keystone Trazado proyectado del oleoducto Keystone

Con un presidente Barack Obama predispuesto a dar la pelea y con un Congreso con mayoría republicana en ambas cámaras, el año político en los Estados Unidos se avecina agitado.


El oleoducto Keystone y la inmigración, junto con el cierre de la prisión de Guantánamo conformaban los naturales terrenos de batalla, pero la iniciativa presidencial, activa como nunca, introdujo las relaciones con Cuba, como nuevo eje de disputa.
Fue en el mismo día en que los republicanos recuperaban el dominio de ambas cámaras del Congreso cuando la Casa Blanca, como aguafiestas, anunció la intención del presidente Obama de oponer su veto a la eventual ley que autoriza la construcción del oleoducto Keystone.
Antes de asumir, los republicanos se comprometieron a dar un rápido tratamiento de aprobación al proyecto de ley que autoriza su construcción al grupo canadiense Trans Canada.
El 09 de enero, la Cámara de Representantes aprobó el proyecto de ley. El 12 de enero, el Senado lo convertirá en ley.
Dicho oleoducto permitirá transportar el crudo proveniente de las arenas bituminosas de la provincia canadiense de Alberta hasta las refinerías del Golfo de México. Es decir atraviesa "verticalmente" de norte a sur el territorio norteamericano.
Algunos republicanos confiesan que si el presidente veta, la revancha residirá en el desmantelamiento parcial, e inclusive total, de la Obamacare, la ley sobre seguro de salud.
Después de años de idas y vueltas sobre la controversial seguridad ambiental en derredor de la construcción del oleoducto, Obama decidió jugar la carta ecológica.
Para disgusto de los republicanos, el renacimiento del "verdor" presidencial se agrega al muy mal digerido acuerdo climático con China que tomó por sorpresa a todo el mundo, pero a los republicanos en particular.
Pero no son los opositores, los únicos molestos con la cuestión de Keystone. El gobierno del primer ministro del Canadá, Stephan Harper, definió a la cuestión como un tema que opone al presidente Obama frente a la "voluntad del pueblo norteamericano".
De su lado, el Comité para la Energía y los Recursos Naturales del Senado de los Estados Unidos aprobó, por 13 votos contra 9, el proyecto de ley para la construcción de Keystone.
Si como todo parece indicar, el proyecto se convierte en ley y el presidente lo veta, los republicanos no cuentan con dos tercios del Senado para dar vuelta el veto.
Todo ello mientras el precio internacional del barril de petróleo no para de caer. Ahora solo cuesta 50 dólares, frente a los 110 de julio de 2014. Una caída de más del 50 por ciento. Algunos operadores ya hablan de un descenso hasta los 40 dólares.
La incorporación del petróleo proveniente de la explotación no tradicional –"shale"- junto con la caída de la demanda china, japonesa y europea, forman una combinación que atenta contra una recuperación inmediata.
El otro elemento, es la decisión de Arabia Saudita de no reducir la oferta. Según su ministro de Petróleo, el gobierno saudita está dispuesto a "aguantar" la baja hasta que llegue a 20 dólares.
El todo replantea la cuestión de la explotación del petróleo "shale" cuyos costos son más caros que los de la extracción tradicional.
Por tanto, la actitud de Obama –si la mantiene- frente a Keystone puede llegar a tener en el futuro inmediato una justificación no solo relativa desde el punto de vista ambiental, sino también mucho más concreta desde el punto de vista económico.
Mientras tanto, la reducción de los precios del petróleo, junto con la mejoría de la economía norteamericana, dio lugar a una recuperación de la industria y las ventas automotrices en los Estados Unidos.
De los 10 millones de unidades producidas en 2010, el peor momento de la historia de la industria, a las actuales 16,5 millones de unidades producidas en 2014, la industria recuperó su dinamismo. Fue casi un 6 por ciento mayor al año 2013.
Pero, además, no son los modelos compactos los que orientan el alza. Son las pick ups y las 4x4 urbanas, las unidades con mayor demanda. El punto está, obviamente, vinculado a la caída del precio del crudo.
Casi todas las marcas –nacionales o importadas- evidenciaron crecimiento. Pero, el gran ganador fue FCA –la ex Chrysler- con sus RAM y sus Jeep, a la cabeza de las ventas.
El mercado automotor, cuyos componentes auguran un año record para el 2015, es un motivo de optimismo para la renaciente economía norteamericana.
Tan renaciente que el 2014 cerró con una nueva reducción del desempleo que se ubicó en un envidiable 5,6 por ciento, dos décimas menos que en noviembre de 2014. Es el guarismo más bajo desde 1999.
La contracara es el nivel de ingresos. Los salarios no crecen. Por el contrario, aunque poco significativamente, se reducen. Si las cosas siguen así, es un problema de paciencia. Con una tasa de desocupación del 5 por ciento –pleno empleo-, los salarios naturalmente deben crecer.
Y mejor noticia aún, las previsiones determinan que el crecimiento económico se acelerará en 2015 y, por ende, la creación de puestos de trabajo.
Un Obama rejuvenecido, ahora no se duerme y redobla las apuestas. Puso la cuestión cubana sobre el tapete y avanza contra resistencias que suenan a "antiguas".
Por un lado está Guantánamo, por el otro, las relaciones con el régimen castrista.
En la prisión situada en Cuba aún están encerrados 127 prisioneros de los 779 originales, de los cuales casi la mitad son juzgados inofensivos.
Según algunas organizaciones defensoras de las garantías individuales, el ex secretario de Defensa, el republicano William Hague, fue responsable de la demora en cumplir el compromiso electoral de Obama en 2008. Se "sentaba" sobre los expedientes, en lugar de acelerarlos y fue el motivo de su despido.
Ahora, el presidente interviene personalmente para que los detenidos sean recibidos por terceros países. Como fue el reciente caso de los seis de Uruguay, los cuatro yemenitas recibidos por Georgia y los tres recibidos por Kazajstán.
Pero, Obama, aun cuando logre colocar los "no peligrosos", deberá dar una solución para los considerados "sí peligrosos". Y esa solución, solo puede pasar por su juicio ante tribunales norteamericanos que los declaren culpables si hay pruebas o inocentes si no las hay.
Si de prisioneros se trata, también la liberación de los disidentes al régimen de los hermanos Castro en Cuba será la gran carta para que Obama logre una aprobación del Congreso sobre el final del embargo a la isla.
A diferencia de años atrás, la causa cubana ya no pasa por voltear al gobierno comunista, sino por impulsar los reclamos ciudadanos en la isla.
Así lo entiende buena parte del exilio –fundamentalmente, la nueva generación-, así lo entienden las empresas interesadas en comerciar o invertir en la isla y así lo entiende la casi totalidad de la comunidad internacional.
Pero además Cuba se quedó sin mecenas. La caída de los precios del petróleo pone un interrogante sobre la continuidad del mecenazgo de la alicaída Venezuela.
Era el momento y Obama no lo dejó pasar. En un principio, Raúl Castro tampoco. Pero, mientras cumplía la promesa de comenzar a liberar los 53 detenidos, numero acordado con el gobierno norteamericano, arrestó a otros.
Las conversaciones oficiales ya tienen fecha. Se llevarán a cabo, el La Habana, el 21 y 22 de enero de 2015 a nivel de viceministro ¿Qué se discute? Pues, la normalización de las relaciones con apertura de embajadas incluida.
Sobre la cuestión, los republicanos están divididos. La mayoría no quiere el arreglo con Cuba, pero no son pocos quienes están dispuestos a votar a favor. Que no haya presos políticos en la isla, será determinante. Raúl Castro no tiene opción y ahora suelta detenidos a diario.
El gran triunfo republicano en las legislativas del 04 de noviembre de 2014, paradójicamente, está dejando en claro la división en el seno de "Grand Old Party". Moderados y ultraderechistas –entre ellos los denominados Tea Party- ofrecieron al público una batalla sin cuartel por la nominación del líder de la Cámara de Representante.
Finalmente, John Boehner, de Ohio, resultó reelecto pero fue la batalla más dura desde 1860 hasta la fecha. Es decir, 155 años.
Un total de 25 republicanos votaron contra Boehner, más del doble que en su nominación anterior. La mayoría era ultraconservadores que consideran a Boehner como un "flojo" frente a Obama. Pero también los hubo moderados.
La disputa por el sillón de Boehner no fue sino el prólogo de la disputa que comienza por la nominación del candidato republicano a la presidencia de la República para las elecciones de noviembre de 2016.
La última semana de enero, se llevará a cabo en el Estado de Iowa, el denominado "Cónclave por la Libertad", donde confluirán la mayoría de los aspirantes republicanos a la nominación presidencial.
Casualmente, o no, de Iowa es el representante Steve King, uno de los diputados más abiertamente conservadores del Congreso y uno de los 25 que se opuso a Boehner en razón de que "no es lo suficientemente conservador, ni lo suficientemente defensor de la Constitución".
Potenciales candidatos que asistirán al Cónclave de la Libertad: los ex pre candidatos Rick Santorum (Pensilvania) y Mike Huckabee (Arkansas); los texanos Rick Perry y Ted Cruz; el moderado Chris Christie de Nueva York. También figuran el ultra millonario Donald Trump y la controvertida Sarah Palin.
Gran ausente: Jeb Bush, el tercer Bush que aspira a alcanzar la presidencia.

Información adicional

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.