Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

México: Iguala complica a Peña Nieto Destacado

Los desaparecidos de Iguala Los desaparecidos de Iguala

Cuarenta y tres estudiantes desaparecidos, diez fosas comunes clandestinas con varias decenas de cadáveres, 50 personas detenidas de las cuales 38 son policías, y un alcalde en fuga, es el saldo, hasta el momento, de los sucesos de Iguala, Estado de Guerrero, México.


El 26 de setiembre de 2014, 88 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa recorrieron los 100 kilómetros que separan su pueblo de la ciudad de Iguala para manifestar contra la reforma de ley de educación y recolectar fondos.
Tras la manifestación, los jóvenes se apropiaron de tres autobuses públicos para volver a Ayotzinapa. Es entonces cuando policías municipales y supuestos miembros del crimen organizado abrieron fuego. Saldo 6 estudiantes muertos, 25 heridos y 57 desaparecidos.
Días después, 14 estudiantes aparecen con vida. Posteriormente, son descubiertas las fosas comunes y el procurador general del Estado informa que dos detenidos confiesan haber dado muerte a 17 estudiantes, a quienes sepultaron en esas fosas comunes.
Ahora se sabe, tras la detención por la policía federal de policías de la vecina ciudad de Cocula que las policías de Iguala y Cocula formalizaron un traspaso de los estudiantes a los integrantes del cartel narcotraficante "Guerreros Unidos" a mitad de camino entre ambas localidades.
"Coincidentemente" la policía federal anunció que Benjamín Mondragón, cabecilla de Guerreros Unidos, se quitó la vida al quedar rodeado por agentes en Jiutepec, estado de Morelos, unos 90 kilómetros al sur de la ciudad de México.
El anuncio policial fue tomado con mucho escepticismo. Es difícil de creer que un narco se quite la vida. O pelean hasta morir, o se entregan. No se suicidan. En mucho se parece a un suicidio "provocado" para impedir que hable.
Lo de Mondragón elevó la indignación ciudadana, de por sí sobresaltada tras el anuncio que el reconocimiento de los cadáveres de cinco de las 10 fosas comunes de Iguala no pertenecían a los estudiantes desaparecidos ¿Quiénes eran? ¿Por qué estaban allí? ¿Cómo es que las autoridades no conocían su existencia?
Hasta aquí los hechos.
La inteligencia mexicana indica a María de los Ángeles Pineda, esposa del alcalde José Luis Abarca, como quién dio la orden de represión para evitar que los estudiantes la interrumpiesen en un discurso que debía pronunciar esa misma tarde.
De ser cierto, no es un hecho menor. Pineda es hermana de tres conocidos narcotraficantes del cartel Guerreros Unidos y ella junto a su marido, el alcalde Abarca, se fugaron de Iguala con destino desconocido.
El informe de inteligencia no hace sino confirmar la vinculación entre poder político, fuerzas de seguridad y narcotráfico que se verifica en buena parte de México y de otros países de la región.
Iguala es una ciudad violenta. Es zona de tránsito para el transporte de cocaína y de anfetaminas. Varios carteles pululan y se hacen la guerra para controlar el tránsito y el poder político. Ganó el de Guerreros Unidos que hasta hace solo poco tiempo una pequeña banda delictiva.
La situación de Iguala se extiende a todo el Estado de Guerrero, donde está el balneario de fama mundial, Acapulco. En Guerrero, el poder del crimen organizado es más fuerte que el del Estado. El gobernador Angel Aguirre pertenece al partido oficialista.
Allí, buena parte de los electos responden a los carteles que, a la vez, infiltran a las fuerzas de seguridad a través de la cooptación mediante la corrupción.
Recientemente, dos sicarios abatieron, en un hotel de Acapulco, a presidente del PAN –Partido de Acción Nacional, de centro derecha, opositor- Braulio Zaragoza.
La prevalencia del crimen organizado también responde a causas sociales. Gran parte de la población de Guerrero vive en la pobreza. La falta de educación y la dificultad para acceder al empleo son condiciones que representan una facilidad para el reclutamiento por parte de los carteles.
Los sucesos de Iguala demuestran el poco éxito de las estrategias militares hasta aquí empleadas.
No obstante, el gobierno logro anotarse algunos éxitos desde que decidió optar por privilegiar la inteligencia. Por ejemplo, la detención de Vicente Carrillo Fuentes, dirigente del cartel de Juárez quién tomó la conducción de la asociación ilícita tras la muerte de su hermano Amado, en 1997.
El cartel de Juárez, basado en Ciudad Juárez, es el enemigo declarado del cartel de Sinaloa. A este último cartel, pertenecen Joaquín "El Chapo" Guzmán y Héctor Beltrán Leyva, detenidos ambos también durante la actual administración del presidente Enrique Peña Nieto.
La guerra contra el narcotráfico y entre los distintos carteles acumula 80 mil muertos en los últimos ocho años. A ellos, deben sumarse 22.322 personas desaparecidas, a lo que se agregan los 43 estudiantes de Iguala. Human Rights Watch establece la responsabilidad de las fuerzas de seguridad en 149 casos.
Pero, para el actual gobierno mexicano, la situación mejoró con la caída de algunos capos y con una, no del todo comprobada, disminución de la violencia, según lo dicho por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto.
Claro que lo de Iguala lo pone en aprietos. No solo porque no aparecen los 43 secuestrados. No solo por las fosas comunes clandestinas. No solo porque, obviamente, no se dan las explicaciones necesarias para saber por qué fueron secuestrados estudiantes de una escuela normal. Sino porque quedó en evidencia la colusión entre narcotraficantes, poder político y fuerzas de seguridad.
Parte de las tramas comienzan a ver la luz. Así, se produjo la detención de Raúl Nuñez Salgado, supuesto operador financiero de Guerreros Unidos. Nuñez Salgado remitía mensualmente el equivalente de 35.000 euros al prófugo subdirector de Seguridad Pública de Iguala.
Mientras tanto, la protesta estudiantil y de enseñantes se manifiesta con la toma progresiva de municipalidades del Estado de Guerrero y con la huelga general estudiantil que fue muy acatada, particularmente, en la Universidad Autónoma de México (UNAM) y en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).
Desde el terreno político, el 02 de setiembre de 2014, el presidente, al hablar por segunda vez, ante el Congreso, hizo hincapié en los que catalogó como éxitos de su administración, en particular once reformas de importancia, durante años bloqueadas en el Parlamento.
Es la consecuencia del "Pacto por México" firmado por el gubernamental PRI –Partido Revolucionario Institucional-, por el Partido de la Revolución Democática (PRD), centro izquierda, y por el mencionado PAN, de centro derecha.
Así fue posible introducir, en solo dos años, 58 modificaciones constitucionales, 85 enmiendas de leyes y 21 leyes nuevas. Una hiper actividad parlamentaria que permitió las reformas en el empleo, en los impuestos, en el acceso al crédito, las telecomunicaciones, la energía, la educación, la justicia y el sistema electoral.
Sin dudas, la reina de las reformas, es la derogación del monopolio estatal sobre el petróleo, el gas y la electricidad.
Consecuencia de dicha reforma es la reducción de la dependencia del Estado de los ingresos petroleros. En reemplazo de dichos ingresos, el gobierno logró hacer aprobar un aumento de la imposición sobre los sectores de mayores ingresos con el objeto de financiar la creación de un programa universal de seguridad social.
El plan se completa con una renovación de la infraestructura. En algún caso, con obras faraónicas como la ampliación del aeropuerto de Ciudad de México para recibir 120 millones de personas al año.
No obstante, la percepción sobre los resultados es contrapuesta. Frente a los logros están los déficits: inseguridad, pobreza, economía informal y corrupción.
¿Qué opinan los mexicanos? Según una encuesta del diario Excelsior de agosto 2014, un 43 por ciento apoya al presidente. En abril de 2014, el apoyo alcanzaba el 47 por ciento.
La cuestión de Iguala, donde el gobierno central se muestra particularmente parsimonioso hará, casi con certeza, caer más la opinión positiva sobre Peña Nieto.
Es que así como en Nigeria, un Estado completamente ineficiente resulta incapaz de determinar el paradero de las más de 200 niñas secuestradas por el grupo Boko Haran hace más de cinco meses, a medida que pasan los días, el Estado mexicano pone en evidencia una ineficiencia similar para localizar sus 43 jóvenes faltantes.
A tal punto, que estudiantes y profesores tomaron, en señal de protesta, la sede del gobierno de Guerrero, luego de una batalla campal con la policía frente al Parlamento regional, todo ello en la capital del Estado, Chipalcingo.
En estos casos, es muy difícil frenar los excesos cuando la indignación está, por demás, motivada. Así, algunos estudiantes prendieron fuego al edificio del gobierno de Guerrero, incendio que luego fue sofocado por los bomberos.
Y como para dejar en claro que la seguridad en México solo está en el imaginario de los gobernantes, el 13 de octubre de 2014, dos personas armadas –probablemente sicarios- ingresaron al edificio del diario El Sol, de la ciudad de Mazatlán, fueron hasta el estudio de radio de la emisora que emite desde dicho edificio y mataron a quemarropa a Atilano Román Tirado.
Tirado, quien al momento de su asesinato conducía al aire una emisión de radio, era el portavoz de un movimiento de familias campesinas perjudicadas por la construcción de la represa de Picachos, en el estado de Sinaloa.

Modificado por última vez enMartes, 16 Diciembre 2014 14:49

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.