Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Túnez: el Nobel de la Paz y la continuidad del estado de urgencia Destacado

El Cuarteto, ganador del Premio Nóbel de la Paz 2015. El Cuarteto, ganador del Premio Nóbel de la Paz 2015.

Nadie duda que, aún con el flagelo de los atentados que, periódicamente, practica Estado Islámico (EI), Túnez continúa como el único ejemplo de "primavera árabe" logrado y supérstite.


Muchos y enormes fueron los esfuerzos para que así ocurra. Esfuerzos que se vieron recompensados con la obtención del Premio Nobel de la Paz para el Cuarteto de Diálogo Nacional Tunecino.
Se trata de un conglomerado conformado por cuatro instituciones representativas de la sociedad civil tunecina.
Son ellas: la central sindical Unión General Tunecina del Trabajo (UGTT), la federación patronal Unión Tunecina de la Industria, del Comercio y de la Artesanía (UTICA), la Liga Tunecina por los Derechos Humanos y la Orden Nacional de Abogados.
El conjunto se activó tras los asesinatos de dos figuras de importancia nacional provenientes de la izquierda laica: Chokri Belaid, el 06 de febrero del 2013, y Mohamed Brahmi, el 25 de julio del 2013.
Las cuatro entidades lograron arrancar a los partidos políticos, islámicos moderados por entonces en el poder y laicos en la oposición, un compromiso de una hoja de ruta que debía concluir en la adopción de una Constitución, considerada como progresista, que finalmente fue sancionada el 14 de enero de 2014.
Ese compromiso posibilitó la renuncia del islamista Ali Larayedh y su reemplazo por el tecnócrata, Mehdi Jomaa, que gobernó el país hasta su normalización institucional. Un proceso que fue conducido con ecuanimidad y que concluyó con el triunfo del partido laico Nidaa Tounès y la consagración del presidente Beji Caid Essesbi, a fines del 2014.
Claro que no todas son rosas. En el país compite una corriente de pensamiento laico modernista con otra corriente de ideas religiosas islámicas.
Si bien, en lo estrictamente político, de momento el laicismo se impuso, no es el caso de la legislación propiamente dicha, ni de la aplicación de la justicia.
Las condenas por uso personal de drogas o por homosexualidad están a la orden del día. La vida social tunecina es una mezcla de avanzadas liberadoras –en particular en lo que concierne a la libertad de expresión- que conviven con un rigurosa tradición, más algunas leyes coercitivas que quedan en pie desde la dictadura de Ben Ali y momentos de franca regresión.
Es que, como no podía ser de otra manera, la vida social se mueve al compás que marca la vida política. Y la vida política tunecina quedó encuadrada en el "estado de urgencia" que acaba de ser prorrogado hasta el 21 de febrero de 2016.
Fue sancionado tras el atentado del 24 de noviembre de 2015 contra la seguridad presidencial, reivindicado por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), que costó la vida de 12 personas.
El estado de urgencia posibilita al gobierno prohibir las huelgas y las reuniones que puedan desembocar en desórdenes; cerrar provisoriamente salas de espectáculos y bares; y, sobre todo tomar medidas para "asegurar el control de la prensa y de las publicaciones de cualquier naturaleza".
Sin llegar a ser un estado policial, Túnez vive actualmente una actividad casi febril de las organizaciones gubernamentales de seguridad.
Es que enfrente del gobierno tunecino no se para una oposición política, sino los djihadistas de Estado Islámico, cuyos golpes no se limitan al aparato del Estado sino que buscan alejar al turismo, fuente indispensable de ingresos para las finanzas públicas y particulares.
Desde el terreno de la política partidaria, vio la luz una nueva agrupación opositora "Alirada", La Voluntad en lengua árabe. Está encabezada por el ex presidente Moncef Marzuki, derrotado en segunda vuelta por Essesbi en la pasada elección presidencial.

Información adicional

1 comentario

  • karynhurm.hatenablog.com

    I'm not sure why but this weblog is loading incredibly slow
    for me. Is anyone else having this issue or is it a problem on my end?
    I'll check back later and see if the problem still exists.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.