Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Egipto: dureza hacia el interior, buena letra para el exterior Destacado

La cerrada frontera entre Egipto y Gaza, en Rafah La cerrada frontera entre Egipto y Gaza, en Rafah

Sorpresivamente, un tribunal de apelaciones egipcio anuló una decisión judicial de primera instancia que calificaba a la organización palestina Hamas, que gobierna la Franja de Gaza, como organización terrorista.


Tras aquel fallo de primera instancia, emitido el 28 de febrero pasado las actividades de Hamas en Egipto fueron prohibidas y congelados sus fondos depositados en el sistema bancario egipcio.
Previamente, en enero, la justicia egipcia había considerado organización terrorista a las brigadas Ezzedine Al-Qassam, el brazo armado de Hamas.
Para el gobierno egipcio que encabeza el general Abdel Fatah Al-Sissi, Hamas es considerado como la rama palestina de los Hermanos Musulmanes, la organización política-religiosa que gobernó Egipto con el depuesto presidente Mohamed Morsi.
A la fecha, gran cantidad de adherentes a los Hermanos están encarcelados y Morsi fue condenado a muerte como parte de un represión sin concesiones que lleva adelante el gobierno y que motiva la protesta de las organizaciones de derechos humanos.
Los militares egipcios consideran que Hamas está detrás de los ataques contra las fuerzas de seguridad en la región del Sinaí.
A su vez, el Ejército egipcio destruyó cientos de túneles que unían, clandestinamente, la Franja de Gaza, donde gobierna el Hamas, con el Sinaí egipcio.
Si bien la razón esgrimida para dejar sin efecto el fallo de primera instancia es puramente formal, en los próximos días se conocerá la verdad sobre el cambio judicial.
El origen de la sentencia bien puede ser producto de un exceso de formalismo como hasta ahora se presenta. Difícil de creer en un país donde el Poder Judicial es altamente dependiente del gobierno. Parece, por tanto, un cambio de política respecto del Hamas.
No es imposible en un Medio Oriente donde la confusión está a la orden del día. En apoyo de dicha tesis, recientemente y aunque solo por algunas horas, la frontera entre Egipto y Gaza fue reabierta.
Hasta ahora, el eje en el que se inscribían los Hermanos Musulmanes egipcios y el Hamas palestino era el que conformaba el denominado islam político que incluye a la Turquía del presidente Recep Erdogan y al Qatar de la familia reinante Al Thani.
De su lado, el Egipto militar, si bien laico, se recuesta sobre el financiamiento de Arabia Saudita y el resto de las monarquías petroleras del Golfo, al punto de participar en la coalición saudita contra los rebeldes Huti en Yemen.
Cabe recordar que, tradicionalmente, Egipto, que mantiene relaciones diplomáticas con Israel, cumplió el rol de mediador entre los palestinos y el gobierno israelí.
Tal vez el gobierno haya decidido separar las cuestiones de política interna de las externas. En este caso, habrá que ver que giro pega frente a los ataques del extremismo islamista en el Sinaí.
Pese a las reivindicaciones que sobre los atentados y sobre los asesinatos hace Estado Islámico (EI), el gobierno Egipcio sostiene que la autoría de los ataques está vinculada a los Hermanos Musulmanes.
No lo dice pero abona la teoría de quienes consideran que alguna relación existe entre el EI y el islam político.
Basan dicha teoría en la resistencia turca a ayudar a los kurdos sirios cuando enfrentaron y vencieron a Estado Islámico en la ciudad de Kobane y en la utilización del territorio turco para pasar a Siria o a Irak de quienes pretenden sumarse a la organización terrorista.
El pasado 10 de junio, tres terroristas intentaron un ataque a un autobús turístico en el parking del Templo de Karnak, en la ciudad de Luxor. Hasta ahora, en esa zona no actuaba Estado Islámico.
Un intento de atentado que recuerda el de 1997 cuando 62 personas murieron -58 turistas extranjeros- debido a un ataque del grupo islámico Gama'a al Islamiya. En aquella oportunidad, el turismo, una de las fuentes principales de ingresos para Egipto se vio seriamente afectado por años.
Ahora, si bien el atentado solo produjo heridos entre los vendedores ambulantes del parking, parece perseguir un objetivo económico. Sobre todo, en un momento donde los millones de dólares llueven desde las monarquías petroleras del Golfo y donde la táctica de atentados contra militares no parece debilitar al gobierno de Sissi.
En política interna, el gobierno –en rigor, la corte de casación del dependiente poder judicial egipcio- decidió anular el abandono del proceso, decretado por un tribunal inferior, contra el ex presidente Hosni Mubarak por su responsabilidad en la muerte de centenares de personas.
Con 87 años de edad e internado en un hospital militar de El Cairo, Mubarak fue condenado en primera instancia a prisión perpetua pero luego fue re juzgado por otro tribunal que ordenó el fin de los procesos judiciales.
Además. Mubarak cumple una pena de prisión de tres años por un asunto de corrupción, en el que fue condenado juntos a sus dos hijos.
De cualquier forma, contrasta la "liviandad" de las penas impuestas a Mubarak y sus partidarios, frente a la severidad extrema con que se juzga a los Hermanos Musulmanes.
Desde el golpe de Estado del general Sissi, ahora presidente constitucional tras unas elecciones donde fue prohibida la participación de los Hermanos Musulmanes, más de 1.400 de sus adherentes resultaron muertos y más de 15 mil están en prisión.
Del otro lado, el único presidente electo en libertad y sin proscripciones de la historia de Egipto, Mohamed Morsi, es objeto, junto a sus partidarios de una persecución sin precedentes.
Morsi fue condenado a muerte el 15 de mayo de 2015, sentencia que aún no quedó firme, por su rol en las evasiones masivas de la prisión y las violencias ocurridas en 2011 que acabaron con el régimen de Mubarak.
A todas luces, una manipulación de la justicia, dado que Mubarak fue un dictador derrocado por la movilización popular y que no fue repuesto en el cargo. Por tanto, no se considera ilegal su destitución.
A finales de mayo último, tras la condena a muerte, comenzó un nuevo proceso contra Morsi y otros 24 acusados por "ultraje a los magistrados". En esta ocasión, Morsi es acompañado, como acusado, por otros Hermanos Musulmanes como el ex presidente del Parlamento, pero además por miembros de la oposición laica y de izquierda.
La poco seria excusa es que los acusados ofendieron al Poder Judicial en sus escritos o sus manifestaciones. En el caso de Morsi se debe a que sostuvo que un juez electoral "cubrió" los fraudes en la elección del 2055 que consagró –fraudulentamente- a Mubarak como presidente.
Previo a su sentencia de muerte, Morsi había sido condenado a 20 años de prisión por incitación a la violencia. La sentencia también abarcó a otros 105 funcionarios del gobierno de los Hermanos Musulmanes.
Lamentablemente, una visión geopolítica hace que Occidente, pese a algunas tibias protestas, mire con buenos ojos a Sissi quién ya se dio el gusto de viajar por Francia, por Alemania, de firmar convenios con España y de recibir, nuevamente, asistencia militar norteamericana.
Tanto Francia como Estados Unidos levantaron el embargo de armas que pesaba sobre Egipto. Francia vendió a Egipto sus aviones Rafale.
Sin dudas, dos pesos y dos medidas en la relativa defensa de la libertad y la democracia que Occidente dice desempeñar.
Ultra activo, Sissi encabezó una reunión multinacional africana en el balneario de Sharm el-Sheick que adoptó un pre acuerdo de libre comercio denominado "tripartito" dado que abarca organizaciones de países de África austral, oriental y el propio Egipto.
Tal vez Sissi se haya visto beneficiado por la muerte de un poeta que jamás tranzó con las dictaduras, aunque apoyó su golpe de Estado. A los 76 años murió, en la ciudad de Isamilía, Abderrahman Al-Abnudi, un poeta intransigente que enfrentó a los gobiernos de Gamal Abdel Nasser, de Anwar Sadat y que debió exiliarse cuando criticó a Hosni Mubarak.
Su poema Ada al-nahar, escrito poco después de la Guerra de los Seis Días que Egipto perdió frente a Israel en 1967, se convirtió en canción y es hoy uno de los principales himnos patrióticos del país.

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.