Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Argelia: el Estado por un lado y la gente por el otro Destacado

Combatientes de Al Qaeda en el Maghreb Islámico. Combatientes de Al Qaeda en el Maghreb Islámico.

No camina, no habla y no aparece casi nunca en público. Es Abdelaziz Buteflika, el presidente argelino de 78 años quién fue reelecto, el pasado 26 de marzo, para un cuarto mandato con el 81,53 por ciento de los sufragios emitidos.

 

Claro que no todas son rosas. La participación de la ciudadanía en las elecciones cayó estrepitosamente. En el 2009, fue del 74,1 por ciento, ahora, cinco años después solo alcanzó el 51 por ciento.

Obviamente, buena parte de la disconformidad se expresó en la abstención. La oposición política solo obtuvo el 13 por ciento más de los votos.

El argelino común demuestra cansancio, más que disconformidad. Quienes alcanzan a hacer algo, se transforman en emprendedores que logran prescindir totalmente del Estado para su completa supervivencia. Quienes no, padecen la atrofia de un Estado que sirve para muy poco, pese a su riqueza.

Porque Argelia cuenta con una renta petrolera y gasífera que le permite acumular más de 200.000 millones de dólares de reservas. El problema es que fuera del sector de hidrocarburos, el país produce muy poco. Casi todo lo importa. Por ende, la desocupación es enorme y mayor aun entre los jóvenes.

Sobre los destinos de esa renta petrolera solo tienen incidencia los jefes del FLN, el mítico Frente de Liberación Nacional de la guerra de independencia, algunos generales en actividad y algunos jefes de los servicios secretos.

Porque el sistema político argelino se parece enormemente a Buteflika. Es opaco, silencioso, escondedor, para nada transparente y secreto.

Y no es fácil oponerse a él. Primero porque está militarizado. La presencia en territorio argelino de Al Qaeda para el Maghreb Islámico (AQMI) con periódicos atentados y movimiento a través del Sahara, obliga a una fuerte presencia del Ejército. Un ejército que es heredero del combatiente FLN en la clandestinidad hasta la independencia en 1962.

Más aún, a partir de las salutaciones, casi de adhesión, del AQMI al Califato del Estado Islámico en Iraq. El estado de alerta militar, en consecuencia, se multiplicó.

El peligro islámico es aprovechado por el régimen para apoyar su slogan de “la estabilidad o el caos”. Se trata de una cuestión particularmente sensible en Argelia, tras los años de guerra sucia, 1994/2004, entre el Ejército y el FIS –Frente Islámico de Salvación- y su brazo armado, el GIA –Grupo Islámico Armado-.

Por tanto queda poco espacio para quienes sueñan con una Argelia democrática. Es más, las derivaciones de las primaveras árabes en casi todos los países, salvo la vecina Túnez donde las cosas van bien, retraen a los demócratas.

En tal sentido, las declaraciones del presidente del FLN son por demás ilustrativas. Para el oficialismo, una primavera árabe no solo no es deseable, sino que no tiene espacio ante la necesidad de estabilidad del país.

Todo ello pese a que, sin dudas, la candidatura del viejo, cansado y enfermo Buteflika revela los desacuerdos en el seno del FLN por encontrarle un sucesor. El primer ministro recientemente designado Abdelmalek Sellal, 65 años, cuenta con alguna ventaja, al menos mientras Buteflika guarde su influencia.

Una cuestión que no está resuelta y que, en algún momento, habrá  que atender, es el de la minoría bereber, que es musulmana, pero no es árabe, ni habla árabe. Concentrada en la Kabylia, al este de la capital Argel, pero también distribuida por todo el territorio, la comunidad de habla bereber cuenta con 1,2 millones de personas. Reclaman autonomía y reconocimiento jurídico de su particularidad.

Desde el costado externo, Argelia mantiene una larguísima disputa con su vecino Marruecos producto del apoyo argelino a los saharauis en su lucha de liberación contra la ocupación marroquí en la ex colonia española del Sahara.

Novedosa en cambio es la militarización de la frontera oriental con Libia. La incipiente guerra civil en ese país y la aparición de grupos radicales islámicos determinaron no solo la concentración de tropas en la frontera, sino el ingreso al país vecino en “operaciones de limpieza de terroristas” de 3.500 paracaidistas y 1.500 militares de apoyo.

El problema libio es de tal magnitud que motivó que el nuevo presidente egipcio, Abdel Al-Sissi, llevase a cabo su primer desplazamiento al exterior, a Argel, para discutir sobre la cuestión libia.

Dos buenas noticias para finalizar. La primera, contra la opinión de los fanáticos, el ministro de Asuntos Religiosos acaba de anunciar, aún en pleno conflicto entre Israel y el Hamas, la reapertura, después de más de 15 años de cerradas, de las sinagogas en todo el país.

La otra, pese a la tragedia del vuelo de Air Algérie AH 5017 que cayó en el vecino Mali, está prácticamente confirmado que no se trató de un atentado.    

Modificado por última vez enMartes, 09 Diciembre 2014 12:30

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.