Menu
Libia: La Unidad con fuerza en los rebotes

Libia: La Unidad con fuerza en los …

El Gobierno de Unidad des...

Yibuti: Guelleh re-elegido para un cuarto mandato

Yibuti: Guelleh re-elegido para un …

Lleva 17 años en el poder...

Corea del Norte: Aumenta la tensión y China dispuso bloqueo comercial

Corea del Norte: Aumenta la tensión…

Luego del cuarto ensayo n...

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “grieta”

Perú: Sin “milagro” sobreviene la “…

A 24 años del autogolpe, ...

Uganda: Eterno rey de Escocia

Uganda: Eterno rey de Escocia

Yoweri Museveni, fue reel...

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

Sudáfrica: Zuma suma escándalos.

El presidente de la econo...

México: Giro en la investigación por los desaparecidos de Iguala

México: Giro en la investigación po…

La Procuraduría Gene...

Seychelles: James Michel resultó electo para un tercer mandato

Seychelles: James Michel resultó el…

Por algo menos de 200 vot...

San Vicente: Ralph Gonsalves reelecto por cuarta vez consecutiva

San Vicente: Ralph Gonsalves reelec…

Por cuarta vez consecutiv...

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelecto en el gobierno de Gibraltar

Gran Bretaña: Fabián Picardo reelec…

Fabián Picardo, el actual...

Prev Next

Uganda: integración, homosexualidad y terrorismo Destacado

Presidente Yoweri Museweni Presidente Yoweri Museweni

Tres cuestiones concitan la atención de Uganda, bajo el mando del presidente Yoweri Museweni, país del África Oriental de triste pasado en ocasión de la dictadura de Idi Amin Dada. Esas cuestiones son la integración en un espacio transnacional, condena a la homosexualidad y combate al terrorismo con niños.

 

El proceso de integración abarca a cinco países del África Oriental. Dos de ellos de pasado colonial belga, Rwanda y Burundi; dos de pasado británico, Kenia y Uganda; y el restante con pasado alemán y luego, tras la primera guerra mundial, británico.

En diciembre pasado, los cinco países firmaron un protocolo de unión monetaria, tal como el que consagra al euro, en Europa. Así, la futura moneda única impondrá, como en Europa, criterios macroeconómicos de respeto obligatorio, tales como el control de la inflación y la puesta en funcionamiento de una única autoridad monetaria, un Banco Central del Este Africano.

Obviamente, la cuestión no será práctica hasta, por lo menos, un decenio. Es un paso en la dirección integradora que se completa con la concreción de un mercado común para incrementar el comercio regional y la inversión extranjera, en un contexto de 185 millones de habitantes.

Según los planes, el pazo inmediato, previsto para el corriente año, es la unión aduanera que implique la libre circulación de mano de obra, mercaderías, capitales y servicios entre los cinco países.

Si la moneda única y el mercado común evidencian una preocupación por alcanzar la modernidad, la decisión del parlamento ugandés, respecto de la homosexualidad, indica todo lo contrario.

La nueva ley prevé penas de prisión desde dos años a reclusión perpetua para los “reincidentes”. Con todo, la legislación no alcanzó la pena de muerte prevista en el proyecto original para la reincidencia.

Cierto es que, al hablar del tema, es necesario poner en contexto que Uganda padeció muertes en números de importancia por SIDA. No se trata obviamente ni de justificar, ni siquiera de relacionar SIDA y homosexualidad. No obstante, fue uno de los argumentos que eligieron los legisladores para aprobar la nueva ley por amplísima mayoría. Homosexuales de ambos géneros son así vistos como “culpables”.

El cristianismo también aporta lo suyo sobre la cuestión. Uganda es un país muy religioso. El 45 por ciento de la población se auto define como católico, y el 39 por ciento como anglicano. Un diez por ciento se dice musulmán y un 6 por ciento adhiere a las nuevas iglesias protestantes.

En un primer momento, el presidente Yoweri Museweni se negó a promulgar la nueva ley. Según su vocero, para el presidente, los homosexuales son “enfermos” que no deben ser “muertos o castigados con prisión perpetua”.

Luego, mejoró y señaló que siempre hubo homosexuales en África y nunca fueron perseguidos, “pero no los autorizaremos a casarse en público, ni a organizar manifestaciones en Kampala”, la capital del país.

Tanto la Unión Europea como los Estados Unidos se pronunciaron duramente contra la nueva ley ugandesa. Un pronunciamiento que, a la postre, resultó negativo. Ya que tiñó la cruzada anti homosexual de patriotismo y de anti imperialismo. Como siempre, los Estados Unidos y los europeos se pronuncian teniendo en cuenta el “mercado interno” y no la realidad local.

Y así fue. Un día después de los pronunciamientos, Museveni firmó la promulgación. Al hacerlo, dijo que “los extranjeros no pueden darnos órdenes. Deben estar con nosotros y si no que se guarden su ayuda. Tienen mucho que perder. Imponer sus valores sociales a nuestra sociedad se llama imperialismo social. Ahora, nos dicen que deberíamos vivir como ustedes. De ninguna manera”.

Museveni se lanzó a una cruzada moralizadora contra el sexo bucal, “la boca está hecha para comer”, prohibió vestimentas provocadoras para artistas de televisión y decidió vigilar Internet por la pornografía.

La tercer cuestión ugandesa es la violencia terrorista protagonizada el Ejército de Resistencia del Señor (Lord’s Resistence Army, LRA), creado en 1988, cuyo jefe, Joseph Kony, es acusado por todo tipo de crímenes pero, fundamentalmente, por el secuestro de niños para convertirlos en soldados, al punto que el 80 por ciento de los efectivos del LRA son niños, y de ese total, algo menos de la mitad, niñas, aunque muchas de ellas solo cumplen la “función” de esclavas sexuales.

Si bien son escasas sus operaciones en Uganda desde donde fueron expulsados por la intervención militar, el país es su origen y es adonde retornan luego de sus reclutamientos forzados y sus actos de bandidaje en Sudán del Sur y las Repúblicas Centroafricana y Democráctica del Congo.

Aún no pudo confirmarse, desde el 15 de febrero, si el número dos de la agrupación terrorista fue muerto. Por su parte, el jefe, Kony, aún no fue localizado para cumplir con el mandato de arresto del Tribunal Penal Internacional, librado en 2005, por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad.

Según Naciones Unidas, el LRA es responsable por la muerte de cien mil personas en las áreas donde opera, en los últimos 25 años.

Modificado por última vez enDomingo, 23 Noviembre 2014 15:22

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
Info for bonus Review William Hill here.